domingo, 2 de septiembre de 2012

Brujas de edad dorada...


Nos han enseñado a encarar la Vida como una enorme y contìnua sucesiòn de problemas, por lo que nos hemos visto arrastradas a alimentarlos en lugar de arreglarlos, de averiguar què cosa hemos hecho o què ha sucedido para que ese problema - o asì llamado al menos - se nos presente.
Cuando algo se rompe, obviamente tendemos a arreglarlo, y del mismo modo se nos ha enseñado a traves del tiempo y de las costumbres, a culparnos cuando nos enfermamos. No es este el camino, no lo es.
Ver nuestros problemas como aliados, aceptarlos como parte de nuestro todo, y no quererlos y alimentarlos mental y erròneamente.
Si nos esforzamos en abrirnos a nuestros problemas como a aspectos escondidos de nosotras, pueden ocurrir cosas mágicas y  milagrosas, percibidas por la mirada diferente de las Mujeres / Brujas.
En la Naturaleza no hay desperdicios, todo es cómo de ser, su ritmo armònico es trascendente a nuestra mente humana y a su inclinaciòn a ver la vida como un problema a resolver, permanentemente.
Tenemos que cambiar nuestra visiòn del mundo para ver lo que nos molesta como algo ùtil y bueno, ese cambio ya de por si desencadenará todos los procesos que conducen a la Sabiduria, al aprender y saber vivir.
Es lo que sucede en muchas mujeres cuando llega la Menopausia, en aquellas que no están preparadas mentalmente para observar este cambio de manera positiva, incapaces de advertir la Bendiciòn que es, tal como cada una de las etapas de nuestra vida si somos capaces de desarrollarlas acorde al ritmo natural de la Naturaleza que todo lo rige y regula.-
Susun Weed es una Bruja conocedora de los recursos que guarda la Madre Naturaleza para apoyarnos en todos y cada uno de nuestros cambios.  Es a ella a quien acudo para que nos cuente  - a su modo - què importancia tiene la Menopausia, qué significado trascendente tiene en nuestras vidas y continuar con ese conocimiento en un proceso de crecimiento que nunca termina.
Susun Wees, nos habla de esta manera:

Abre tus manos; suelta tus expectativas. Toma mi mano. Permíteme despertar las memorias de las antiguas mujeres sabias, las gozosas, las tranquilas, fuertes e invisibles, cuyos senderos podrás encontrar y caminar, cuyas canciones podrás escuchar y cantar. Viaja conmigo hacia el Cambio, canta conmigo las melodías olvidadas, transita este sendero antiguo, ven, ven...”

“Dulce Hija, la mujer sabia LOGRA la plenitud, no le sucede... A través del umbral de la plenitud, la mujer sabia se adentra a su gloria final: su coronación como Mujer Sabia. Hija, Hermana, escucha bien: el tiempo y el lugar en el cual habitas busca negarte tu máxima coronación. En su lugar, intentan seducirte con los disfraces de la doncella, o los aparejos de las madres, diciéndote que entrar a tu madurez profunda, hacia tu mujer sabia, no vale la pena, no es deseable - debes mantenerte joven. El sistema intenta infundirte miedo para alejarte de este cambio tan poderoso, para convencerte que es un estado de carencia, pérdida: de todo. Camina conmigo y aprende la verdadera naturaleza de tu metamorfosis a la mujer Sabia y completa.

Pregunte: “Como será el viaje?”
 “Ni siquiera yo te puedo decir eso, hija. El viaje de cada mujer a través de la plenitud es único. Cada viaje tiene lo impredecible, lo desconocido...”

“Será un cambio físico hasta tus huesos, hija, la que vas a experimentar...Deberás abrirte hasta la médula para esta transformación. Ninguna célula permanecerá sin ser tocada. Te abrirás mas allá de lo soñado, más allá de parir o hacer el amor... ¿Que puedes hacer, mas que danzar al son de esa melodía añorante de la vida?”

“Contar los días de nada te servirá, hija, para atravesar este cambio. Estás en camino a la transformación, no esperes lo predecible. No te alarmes cuando te descubres de maneras totalmente distintas. Estas cambiando, preparándote para un nuevo nacimiento, preparándote para ser iniciada a la tercera etapa de tu vida de mujer. Tu sangre sabia y tus hormonas sabias están cambiando su rumbo. Pueden rebalsar, inundar las rutas conocidas, redibujando sus contornos. ¿Estás preparada para el viaje?”

“Los ciclos de la fertilidad te llaman menos, hija... las llamadas urgentes de tus óvalos pidiendo fertilización son cada vez más suaves. ¿Notas la diferencia en tu deseo? Te estás convirtiendo en algo mucho mayor que la mujer que eras, la mujer movida por la pasión sexual, por la luna llena y sus óvulos maduros. Puedes pensar que tus deseos sexuales desvanecen, que te abandonan. Pero, observa con paciencia, querida, porque si mantienes tu sangre dentro de tu propia caldera, nutrirás tu kundalini, tu poder-serpiente, y te encontrarás, más adelante, con tu pasión sexual desbordando hacia toda vida!

Pero eso es para más adelante, por ahora deja que tu atención esté hacia adentro, cada vez más adentro, hacia tu unidad, entereza. No te preocupes si tu deseo no es gatillado hacia fuera, o no se prende en el contacto con otros. Esto regresará con el tiempo, transformado y adecuado .

Las enseñanzas de los misterios femeninos de la Plenitud te invitan a darte tiempo para ti misma, ya que al menstruar menos y menos, se moverán energías muy fuertes en tí y necesitarás tiempo para adaptarte a estas nuevas energías...”

Susun Weed
de su libro "Los años de la menopausia"










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...