martes, 4 de septiembre de 2012

Caminaremos tomadas de la mano...




La vieja sabia me espera,
completamente segura de nuestro encuentro.
Espera con su paciencia.
Espera…dueña de todo el tiempo.

Ella sabe que algún día,
a la vuelta de la esquina,
me mirará a los ojos
y me dejará su caricia tibia.

Sabe bien, y no se equivoca,
que en algún lugar, hoy no tan lejano,
caminaremos unidas,
recorreremos el camino de la mano.

Tan segura está de nuestro encuentro,
que me da varios años de ventaja,
para que aprenda, me nutra,
para que vivencie y la alcance.

Tiene la sabiduría de mil años,
la libertad de la naturaleza,
tiene la experiencia de todas las mujeres
y tiene toda, toda la paciencia.

Me cobijará en un abrazo tierno,
con la esperanza de los años venideros,
me cubrirá con su velo de espuma
me acariciara con el amor de los recuerdos.

¿Podré esperar para encontrarla?
¿Yo, que corro contra el tiempo?
¿Podré reconocerla cuando la vea,
o tendré que asimilarla,
momento a momento?

Ya la espero y no le temo,
a veces, hasta no veo el momento,
pero para todo hay un espacio,
pero para todo…hay un tiempo.


Sandra Wasilewski

1 comentario:

  1. Buenos días,
    He los libros de Shinoda Bolen y rebuscando por la red he llegado a tu espacio... aquí sigo brujuleando y he dado con este poema maravilloso.
    No conozco nada de la autora y tampoco lo encuentro nada en la red.
    Podrías por favor darme algun dato sobre ella.
    Un millon de gracias.

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...