sábado, 1 de septiembre de 2012

El Banquete...


Nuestra mirada deberia estar siempre pronta y dispuesta  para captar la belleza de las pequeñas cosas, de las insignificantes cosas que a veces parecen reunirse para crear un mìnimo de arte en sì mismas.


Deberíamos ser capaces de darnos permiso para el disfrute de no hacer nada, de tender nuestro cuerpo y permitir que cada mùsculo, cáda tendòn y hueso encuentre su placentero lugar, y dejar que cada cèlula se reconozca liviana, originaria y dispuesta..., tal como es su condiciòn!



.... cada cierto tiempo ignorar al despertador, dejar esperando la obligaciòn para darle paso al gozo de sentir su tic tac, tic tac meramente como un marcador de horas a rellenar con otro color y otro sabor, como si de una exquisita tarta se tratara....

...detenernos a observar con esos otros ojos que Dios nos dió para poder apreciar sus más mìnimas bendiciones, esos ojos que no sòlo pueden ver, sino saborear, olfatear, sentir la dulce aspereza de la piel de ciertas frutas, el aroma de un buen vino, la frescura del oloroso verde de la albahaca...


Brujas!  permítanse poner los pies sobre la mesa,  extenderse y sentir que toda la superficie de vuestra vida, la que ocupa los lìmites de vuestra piel, está complacida y felíz...




No dejemos que los dìas nos hagan olvidar la Gran Invitaciòn que nos hicieron al venir a este mundo!
Brujas, la mesa está servida, y el Banquete de la Vida es para todas!  
Adelante...sin culpas, lo merecemos!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...