sábado, 1 de septiembre de 2012

El Hogar de las Brujas...



Las Mujeres anidamos…. verdad??  Somos expertas en hacer de un lugar frio e impersonal, un lugar càlido y acogedor. No importa los recursos que tengamos, tampoco las dimensiones ni la ubicación de ese espacio, basta que nos intalemos en él para que la atmòsfera comience a cambiar  y los rincones se pueblen de minucias que hacen la diferencia.
 Ese don de anidar, de armar nuestro nido es lo que nos hace “creadoras  del hogar” con todo lo que esa palabra conlleva de significado.
Cada Mujer /Bruja lleva en su interior una decoradora en ciernes; algunas la descubren y le permiten desarrollar, crecer y mostrarse, mientras; en otras;  la potencialidad late escondida y puja por encontrar su oportunidad.          
Esa oportunidad se presenta, en ocasiones,  cuando nos vamos  a vivir, por primera vez,  a nuestra propia casa, solas. Allì es posible que se experimente la necesidad de recrear lo antes posible nuestro propio nuevo mundo, esas cosas y detalles que griten, apenas abre la puerta, - “Bienvenida, llegaste a casa!!”. 
Apenas comienza el proceso de instalarnos  en ese nuevo lugar, la necesidad va poniendo las cosas en su lugar, en un lugar que será propio y particular de la dueña de casa y que proporcionará eso que se llama “estilo” y que no es más que un modo de vivir, a nuestro gusto y paladar.-       
Esas cosas que van recreando el nuevo hogar, pueden ser las fotografías, los portarretratos sobre mesas y paredes, o simplemente una instantánea pegada a la puerta de la heladera con un imán.  Otros elementos que contribuyen son los libros, los compañeros de viaje, los que ilustran y  entretienen y  que nos resistimos a dejar cuando marchamos a iniciar otra experiencia de vida .  Encontrar el lugar en donde ubicarlos, desde una repisa o biblioteca a propósito o en su defecto aquel lugar que adaptamos y que los recibe gozoso y complacido.    Una se siente feliz y contenida cuando recorre con la mirada hacia sus objetos más queridos, esos que guardan el secreto de una vivencia o una emoción, y eso siempre, hace bien!  
Para muchas Brujas la cocina es un lugar muy  importante, al menos para mi lo es. Creo que ese lugar de la casa en particular es en donde se recrea con más tibieza el sentimiento de nido, y puede que el espacio sea diferente, pero nuestras cosas propias, las que heredamos de una tia o de la casa materna, hacen la diferencia y recrean un escenario en que nos sentimos las divas del aroma y el sabor.  A mi me encantan las cocinas, es casi lo primero que miro cuando estoy en plan de mudarme de casa. El espacio, la disposición de armarios, el lugar para la cocina y el refrigerador, la luz!  En ese escenario ubicaré mis objetos  y sé que inmediatamente tomarán posesión del lugar y estarán allì esperando para hacerme sentir, otra vez, en casa!
Si tenemos mascotas,  tenemos gran parte de la tarea de construir nuestro hogar, solucionado. Apenas vemos còmo ellos eligen su lugar preferido y allì se instalan a dormitar, sentimos que hemos elegido bien, que todo está encaminado.   Y en invierno, si tenemos la dicha de contar con una estufa a leña para encender,  nuestro corazón latirá más fuerte al ritmo del crepitar del fuego, porque alguna extraña y maravillosa conexión se produce con  todas las Mujeres / Brujas , desde aquellas  que recogían la leña en bosques y montes lejanos hasta todas las que, al encender el fuego,  sabían que el Hogar es el lugar al que llegar para encontrar tibieza, contención y paz.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...