domingo, 23 de septiembre de 2012

Felicidad, flexibilidad, equilibrio...



Michael Parkes

Con sòlo mirar una hora por dìa - y quizás sea demasiado!! - la publicidad que pasan por la TV , podriamos llegar a la conclusiòn de que nos ha tocado un mundo en que se nos intenta vender con insistencia, la idea de que es posible vivir sin sufrimientos en un estado de felicidad constante y que se consigue con suma facilidad.
De allì a que nos pasemos todo el dìa corriendo tratando de comprar esos productos   u objetivos que pensamos que nos podrán llenar ese vacío interno que sentimos y que, sòlo con eso, lograremos obtener el primer premio de la Felicidad en còmodas cuotas. Puro espejismo, gran frustraciòn.
El punto es  còmo vamos a conseguir algo  que no sabemos de què se trata si, en consecuencia, ignoramos en dònde encontrarla.
En dònde está? , què es la felicidad?, ya que la felicidad hueca que nos venden, no es real.
Podríamos decir que sì existe una felicidad humana, pero que implica sufrimiento, y de este modo dariamos un paso hacia la comprensiòn de su esencia.
El autor de "Happines" (Felicidad) enfatiza en que la sociedad nos está estafando porque nos la vende sin sufrimiento y añade que la felicidad y la infelicidad están trenzadas. Aquel que busca la felicidad de los anuncios publicitarios ha errado el camino.
"El sufrimiento puede hacerte un agujero.. y puedes seguir avanzando igual de felìz...", dice el poeta Joan Margarit, adhiriendo al concepto de que el sufrimiento es natural y humano.
Pero, còmo vamos a integrar la idea de que la felicidad va ligada al sufrimiento si cuando sufrimos casi se nos insinùa que estamos mal psicológicamente?  Cuando lloramos, cuando nos angustiamos, tenemos miedo o sentimos cualquier emociòn que no sea la alegrìa, empezamos a alarmar a quienes se encuentran a nuestro alrededor.  "Què te pasa?!" es la pregunta que nos suelen hacer cuando nuestra cara refleja tristeza, pero no es la que oimos cuando estamos contentos. Por què? porque se supone que sentirnos alegres es lo normal y si estamos tristes o ansiosos significa que algo no está funcionando de la manera correcta.
La verdad es que las emociones negativas son tan humanas como las positivas, sin embargo la sociedad no las ve asì ; tanto que muchas personas acuden al psicòlogo para preguntarles  si lo que sienten es normal, y en el fondo por lo que están preguntando, es por las simples emociones, comunes a todos los seres humanos.
Sentir tristeza, nerviosismo, excitaciòn y obsesiones, se inquietan más aún pensando si eso que experimentan es normal, cuando la respuesta es tan simple como que todo eso es humano.
Todos lloramos, necesitamos las lágrimas que son una descarga emocional de suma eficacia y tienen el valor adicional de estrechar saludablemente la relaciòn con nuestras propias emociones.
El sufrimiento es algo consustancial al ser humano,  porque si este sentimiento no nos hubiera acompañado a lo largo de la evoluciòn, no hubièramos sobrevivido, no estariamos aquì.
Los Homo Sapiens somos el resultado de millones de años de evoluciòn, y nuestras emociones nos han acompañado siempre, ayudàndonos a adaptarnos mejor al entorno en que vivíamos que, obviamente, nada tiene que ver con el actual. Pero no caigamos en el error de desconocer que en aquel contexto podrìan tener un sentido muy claro y adaptativo, no menos ùtil en éste en que nos tocò vivir.-
Pocas vidas son fáciles y en general los motivos de angustia son ciertos y verdaderos; pero comprenderlos desde la postura de una asistencia psicològica tambien se puede convertir en una trampa. Aquellos que sufren prefieren ser comprendidos, que se les de la razòn, y no siempre llegan al estado psicològico y espiritual para escuchar la sugerencia de que el intento de ver y afrontar la situaciòn de manera diferente, puede ser el primer paso hacia otro estado de cosas. Esta sugerencia puede ser rechazada vivamente, ya que prefieren tener la razòn  antes que flexibilizar la rigidez de su pensamiento, admitir que se sentirìan mejor si fueran capaces de mirar, encarar la situacion desde otra perspectiva.
Cuando comienzan a flexilizar su mirada, el camino se comienza a allamar y los cambios se convierten en realidades palpables. De eso se trata, de Flexibilidad, de entender que podemos mirar y afrontar la vida de mùltiples maneras; de que a veces es necesario abandonar nuestras rìgidas y dañinas creencias para poder sentirnos felices con lo que ES.




Michael Parkes



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...