martes, 4 de septiembre de 2012

Menopausia fecunda...



Entre los muchos desafios que implica el simple y maravilloso hecho de SER MUJER, se cuenta el de enfrentar los paradigmas de las culturas  respecto a lo femenino y sus ciclos. No es fàcil cuando llegamos a determinadas etapas de nuestra vida en que todo parece indicarnos que el cambio que se avecina es tan grande, que no podremos con él. Pero simplemente, si logramos como deberian hacer las Brujas, mirar con otros ojos, darle otra trascendencia y proyectar la situacion desde una perspectiva elevada y espiritual, los cambios fìsicos y hormonales, revestirán otra importancia y encontraremos otro modo de amarnos, reforzando nuestra auto estima.
Es verdad que la menopausia significa  - en cierta forma - un final; pero ya sabemos que eso es también un nuevo comienzo, un cìrculo diferente que se inicia y es prometedor si lo encaramos con buena actitud.
Obviamente que sobrevendrá un duelo en la mayorìa de los casos, la naturaleza tambien cumple sus rituales en el cuerpo de las mujeres, y este cìrculo que se cierra, amerita hacerlo.
El duelo será tanto mayor o menor segùn sea la conciencia y visiòn que tengamos del mundo en relaciòn a nuestra femeneidad; si pensamos que seremos menos atractivas, podremos sentirnos fatalmente atraidas hacia un universo interno de oscuridad y soledad, de reclusiòn. Fìsicamente continuamos aptas para el amor, el  ùtero y los sentidos están allì, aguardando aùn, quizás no con la misma urgencia de la juventud, pero sì con la pausada ansiedad de quien conoce el goce y puede esperar por él. 
Desde la conciencia interna de nuestro cuerpo, el ùtero que albergó al hijo,  experimentará la pèrdida de todo lo que nunca más podrá ser.
Desde la primera menstruaciòn, la mujer participa junto con la Madre Naturaleza, del misterio de los ciclos y la luna, las mareas y las estaciones; conoce desde su centro mismo la alternancia de nacimiento, muerte y renovaciòn. Sabía que cada mes sería nutrida por la propia Vida quien la prepararía, habilitándola a recrearla, haciendola fecunda y dispuesta .  Este cambio, este ùtero vacio, este nido que no florecerá más, crea una sensaciòn de vacio muy grande, y en eso  contribuyen las hormonas y su propio repliegue. No es una etapa fácil de recorrer, pero sòlo hasta que terminado el duelo, más o menos largo segùn cada mujer, los ojos del alma le permiten visualizar el tesoro escondido que aùn late en su vientre. El ùtero ya no albergará más hijos, y descubrirá que en su lugar la Naturaleza ha dispuesto la serena funciòn de dar vida de otras maneras, de otras sutiles formas.
Ese tesoro dispuesto por la Naturaleza se traduce en Libertad y Sabidurìa, un modo de Poder que nada tiene que ver con la fuerza, y mucho con un nuevo sentido del Amor, que la hace más universal y creativa.
Desde esa misma Sabiduria, comprenderá que su duelo ha sido por una pérdida que ya no lo es, porque nada hay que perder, ha ganado y  lo irá descubriendo.
Se dará cuenta de que ha sufrido inùtilmente porque ha debido soltar algo que ya es irreal, a todos los apegos a roles impuestos y, posiblemente, a una concepciòn del éxito que pasaba por su cuerpo y no por sus verdaderos logros.
Las mujeres sufren este tránsito, porque viven en un mundo dominado por los hombres/machos y sus reglas, sus concepciones erradas, su visiòn distorsionada de lo que verdaderamente es una MUJER.
Entonces, poco a poco, la mujer se va dando cuenta del real valor de las lágrimas de este duelo, ya que han sido para limpiar, han sido purificadoras y le han impulsado hacia un sentido más profundo del gozo.
Esta nueva vida a la que se asoma, no podrá ser felizmente fecunda, sino suelta concientemente todo aquello que la aferra al pasado.
Una vez realizado este proceso, una vez nos permitimos dejar que el corazòn comande, nos daremos cuenta plenamente, que el duelo no ha sido más que la puerta por la que atravesamos hacia la Sabidurìa de las Mujeres/Brujas que comenzarán  a conocer otro tipo de Poder muy diferente - y no menos fecundo - que al del ùtero ocupado de la juventud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...