miércoles, 24 de octubre de 2012

Duane Hanson, la escultura como testimonio




El Hiperrealismo de las esculturas de Duane Hanson, no permite que nadie que las conozca, permanezca indiferente, logrando asì concretar ese espiritu  en el sentido de ser una expresiòn artìstica que va más allá de la  obra en sì, logrando sensaciones de asombro y, en muchos casos, hasta de confusiòn y duda sobre si lo que estamos viendo es real o no.  Hanson fue uno de los más destacados artistas de la escultura hiperrealista en las décadas de los 70 `, 80 ` y 90`, con trabajos en donde las escenas que se presentan parecen casuales y con mucha naturalidad, yendo desde vendedores de ferias, turistas, guardias de bancos, policias, limpiadoras, amas de casa, ancianos y jòvenes en diferentes situaciones caracterìsticas.

Duane Hanson naciò en Minnesotta en el año 1925, y desde 1953 al 1960 viviò en Alemania en donde comenzò a experimentar con algunos materiales sintèticos como la resina de poliester y la fibra de vidrio. Cuando regresa a EEUU  diò clases de arte en la Universidad de Atlanta.
Al comienzo sus esculturas tenìan  el aliento de un espìritu de protesta social, de todo lo que agitaba la cultura norteamericana por aquellos años, desde lo polìtico, racial y el peligro de lo ilegal (aborto, drogas), exponiendo a traves de ellas sus convicciones personales y artìsticas.-  Hanson cuestionò el famoso "sueño americano", expresándolo en la corporalidad de sus  personajes, y lo hizo con mordacidad e ironia, recreando a muchos de ellos con sobre peso, cargados de nostalgia o de desilusiòn, trasmitidas en el gesto y hasta en la mirada. Sus esculturas representaron al ciudadano medio nortemericano, pero el mensaje logrò trascender ese escenario y llegar a representar a otras sociedades de consumo del mundo desarrollado.
Concibiò - salvo alguna excepciòn -esculturas de tamaño real sobre modelos naturales, para lo que utilizò la técnica del vaciado en escayola, para luego moldearlas en fibra de vidrio, polivinilo, bronce o resina epoxi y pintadas a mano con enorme maestrìa, con tal perfecciòn que  puede lograr engañar al ojo humano.

Vamos a conocer algunas de sus obras más emblemáticas, descubriendo la capacidad de observaciòn del escultor, su bùsqueda de proximidad e intimidad con lo humano y de què manera trasmitiò la ideosincracia americana, en estereotipos fàcilmente reconocibles.
Empecemos con  "Study of Sunbather" de 1990, en donde a traves de la escultura de una mujer obesa tomando sol  a pesar de las marcas que tiene en la piel, Hanson nos demuestra, con ironía, y a traves de una escena aparentemente banal, la obsesiòn por la imágen de la sociedad consumista en que vivia.-



En la obra "Old Couple on a Bench" de 1994, podemos apreciar el ojo crìtico de Hanson en la confecciòn de sus esculturas con el fin de trasladarnos la humanidad de lo representado.  Esa humanidad no sòlo está en el tamaño real de la escultura, en sus ropas caracterìsticas, sino tambièn en el tratamiento que hace del color de la piel y su textura, destacando la celulitis, las manchas, edemas y todas las normales imperfecciones propias de la edad de esta pareja de jubilados de la Florida, especialmente en las manos y en los pliegues de rodillas y muñecas.



Es notable tambièn la minuciosidad en la descripciòn psicològica de la pareja, logrando trasmitirnos la distancia entre ellos, quienes a pesar de que podemos imaginar largos años de convivencia y sentados en el mismo banco, muy pròximos, ambos están perdidos en sus pensamientos.
Hanson busca la singularidad de lo cotidiano captando los estereotipos de la sociedad americana ya que para  él, el arte es a la vez un producto estético y un documento.

Sintiò especial atracciòn por las personas que trabajan con sus manos, los obreros, limpiadoras, camareras, todos aquellos que experimentò agobiados por una rutina deshumanizadora. Los rostros y los cuerpos, en el silencio y la inmovilidad de la escultura, están detenidos en el tiempo pero a la vez él logra captar toda su historia en ese instante.



Los obreros del andamio fueron personajes reales que el artista encontró en la calle e invitò para ser modelos de su grupo escultòrico.  El mecánico, captado en un momento de descanso, con sus manos toscas cubiertas de grasa, como su ropa, sus zapatos.  La expresiòn muestra cansancio fìsico pero tambièn trasmite agobio psicológico y una fàcilmente puede imaginar una historia y atribuírsela.


















El pintor captado en un instante de su tarea, pensativo y con expresiòn triste.







La camarera del bar, quizás pensando en lo que dejò en su casa, quizá sus hijos, una familia a la que atender pero a la que tiene que postergar para salir a servir a otros.

De todas las esculturas de trabajadores, quizás sea la llamada "Queenie", de 1988, el ejemplo perfecto de la mirada entre compasiva e irònica con que observa y trasmite Hanson el espìritu de sus obras.  Esta mujer de la limpieza retrata el cansancio y la frustraciòn de buena parte de la clase trabajadora, formando parte de lo que los americanos llaman "losers" (perdedores), aquellos que no han alcanzado el èxito social o econòmico. Irònicamente Hanson la llama "Pequeña Reina", poniendo en tela de juicio los valores de la sociedad de su tiempo. Es una mujer negra, de complexiòn  grande, gorda, y con mirada triste. El escultor no se limita a la descripciòn objetiva de la apariencia fìsica de la Pequeña Reina, sino que trata de unir esa apariencia a un estado de ànimo introvertido y hasta resignado.



Queenie
Otras imágenes estereotipadas de la sociedad norteamericana, son las de un hombre o una mujer que cultiva su cuerpo en un gimnasio.  "Bodybuilder", de 1990, es la America del culto al cuerpo, la sonrisa impecable y la persecuciòn de un sueño: un cuerpo deseable y saludable. Un conjunto de mùsculos bronceados y trabajados intenta mostrarnos la obsesiòn de la apariencia, pero la expresiòn exhausta nos trasmite vacio y soledad.



Esta obra se llama "Man with Walkman", de 1989, otro claro ejemplo de la trasmisiòn de valores a traves de la escultura. Una fuerte crìtica a la sociedad de consumo, en donde un personaje obeso y para nada atlético cuya vestimenta deportiva refleja, paradòjicamente, un ideal trasmitido en la publicidad, basada en el dinamismo, la vitalidad y la ligereza. La disonancia entre esos ideales y la escultura es fuerte y conmovedora, y al verse ligados a la ropa y a los objetos que lo rodean, la falta de movilidad parece impedirle la consecuciòn de la libertad y fuerza vital que esos bienes de consumo simbolizan y prometen.


A continuaciòn les dejo otras obras de las que podrán extraer claramente el mensaje subyacente, el de esa sociedad de consumo que se autodestruye creyendo lo contrario, a traves de estereotipos que nos conmueven en su cotidianeidad y cercanìa...

















El aburrimiento de los que no saben que hacer más que repetir actos casi mecánicos en una rutina que todo lo devora y destruye.  El vacio y la soledad de las grandes ciudades con su multiplicidad de personajes que no se encuentran ni entre ellos ni a si mismos. Cansancio y resignaciòn, la tristeza de los oprimidos, de los que se han quedado al borde y sin esperanzas. Los viejos que se han convertido en extraños a pesar de una vida compartida, sin recuerdos ni ilusiones.  Todos éstos han sido los temas de Duane Hanson quien con maestria, tecnicismo y enorme sensibilidad creo esculturas de extraordinario realismo que le han sobrevivido. 
Hanson falleciò en la Florida en el año    1996.-










1 comentario:

  1. ¡Que realismo!,y que bien reflejados los estados de animo..es impresionante.

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...