jueves, 4 de octubre de 2012

El alma de los libros...

Biblioteca Shakespeare - Washington  USA

“Este lugar es un misterio, Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. Hace ya muchos años, cuando mi padre me trajo por primera vez aquí, este lugar ya era viejo. Quizá tan viejo como la misma ciudad. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo existe, o quiénes lo crearon. Te diré lo que mi padre me dijo a mí. Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuando un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar, los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu. En la tienda nosotros los vendemos y los compramos, pero en realidad los libros no tienen dueño. Cada libro que ves aquí ha sido el mejor amigo de alguien. Ahora sólo nos tienen a nosotros, Daniel. ¿Crees que vas a poder guardar este secreto?”.

Fragmento de "La zona del viento" de
Carlos Ruiz Zafòn


Biblioteca dell'Abbazia di Waldsassen, Baviera
Germania
Bib. del Colegio de la Trinidad - Dublin Irlanda
Biblioteca de la Universidad de Salamanca - España
Biblioteca del Parlamento  - Otawa Canada

Biblioteca de la Universidad de Oxford - Inglaterra



Biblioteca de Puebla - Mexico
Biblioteca Nacional Rusa - San Petersburgo  Rusia


Biblioteca de la Universidad de Coimbra - Portugal


Biblioteca del Monasterio Benedictino - Austria








1 comentario:

  1. Ya lo dijo Ruiz Zafón... Cada biblioteca es un santuario y cada libro tiene alma.
    Artísticas estas bibliotecas para cobijar tanta sabiduría!
    Un regocijo para el alma, ver que el ser humano cuida sus tesoros!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...