miércoles, 3 de octubre de 2012

Esa cosa misteriosa que es la Felicidad...





Bárbara Issa Wagnerová

"El amor y el gozo y esa cosa misteriosa que llamamos "felicidad" no está aquì ni allá, está solamente dentro de nosotros mismos. Pero del fondo de los pliegues internos que hace tiempo no visitamos, nuestra memoria nos recuerda ciertos versos, ciertas máximas de sabidurìa, tales como la aseveraciòn de Goethe acerca de que nada es tan difìcil de sobrellevar como una sucesiòn de dìas felices. Es algo triste cuando deseamos fervientemente dìas agradables. Pero Goethe tenìa razòn: el hombre anhela la felicidad pero no la puede soportar por mucho tiempo.
Asi es la vida individual: la felicidad lo cansa y lo torna perezoso; despues de un lapso, deja de ser felicidad.
La felicidad es una hermosa flor, pero se marchita ràpidamente. Quizás eso tambièn sea cierto en la historia, probablemente los cortos periodos que nos parecen bien armonizados y envidiables, tengan que ser pagados con miseria, sangre y lágrimas-
... el hombre no debe perseguir grandezas o felicidad, heroismo o una dulce paz, no debe desear otra cosa sino su limpieza de alma, una mente despierta, un bravo corazòn y una fiel y comprensible paciencia que lo ayuden a resistir la felicidad junto con el sufrimiento, la conmociòn tanto como el silencio".-

Fragmento de "Primavera mortal" 
Lajoz  Zilahy. - 

Barbara Issa Wagnerová









1 comentario:

  1. Opino igual que Goethe en su "FAUSTO", que no hay felicidad, más que momentos felices y que cuando llegan uno siente la necesidad de decirle "Deténte, eres bello".
    Por mi parte, me encantaría que esos momentos fueran eternos. Será porque los disfruto al máximo y luego los recuerdo, para siempre!
    Qué tema el de la felicidad. Uno de los más humanos, como la vida, el dolor, la muerte...
    Gracias bruji, porque es bueno hacer un alto y pensar sobre lo que nos hace sentir que estamos vivos!

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...