martes, 30 de octubre de 2012

Isabel Guerra, lejos del mundanal ruido...



 Los cuadros de Isabel nos introducen en un mundo inundado de luz y a la vez profundamente intimista y recogido.  Ese recogimiento es el de las almas en contacto con la simpleza, la sencillez de la vida y a traves de ella, con un Dios que se comunica con una portentosa luminosidad que enriquece todas las escenas.-
Hablamos de Isabel Guerra como si la conocièramos de siempre, es un ser cercano a pesar de vivir en el Convento de Santa Lucìa en Zaragoza, adonde ingresò con apenas 23 años, creyendo que su entrega a Dios la apartarìa de la pintura a la que se habia asomado desde los 12. 
Desde muy pequeña dibujaba como lo hacen todos los niños, pero en ocasiòn de cumpleaños le regalaron una caja de óleos y desde ese instante se desplegò ante ella un  mundo de colores y formas que consideraba un privilegio poder observar y plasmar en sus cuadros. 

"Tu me sondeas y me conoces" 

"Luz interior"
Los motivos de sus cuadros en general, son sencillos, los personajes retratados son campesinas en sus tareas habituales o jòvenes dedicadas al estudio o a la contemplaciòn. Fundamenta su arte en una ìntima relación con la Belleza y con valores como la Bondad, la Verdad y la Hermosura, fuentes de la Luz que resplandece en sus cuadros.

"Trabajando en la Paz"
Se evidencia en ellos, además, una evidente intenciòn de resaltar lo interior, la intimidad, aspectos que - segùn Isabel - abren  caminos a la reflexiòn , al propio yo de las personas. Cada obra pintada por Isabel trasmite serenidad y coherencia entre ese  yo y el entorno, no hay crispaciones, no se perciben prisas ni urgencias.  En sus modelos, mayoritariamente femeninos, resalta un arquetipo femenino que muestra a la mujer como habitada por la Luz, por ese Alguien íntimo y cercano que, a pesar de ello, deben descubrir para establecer una armònica comunicaciòn.

"Alégrate,El está conmigo" 

"Los pequeños amigos" 

"En el mar sin fondo del misterio"



"En tì está la fuente viva"

"En la Paz de su Invisible Presencia"
"Volvera su rostro a la oraciòn del desposado"

"La lectora" 

A pesar de vivir entre las cuatro paredes de su Convento, su mirada reconoce la particular tendencia de la época a cultivar lo feo, lo desagradable y provocativo a fuerza de golpes bajos y chocantes al observador. Por eso afirma en cada una de sus obras, que el Arte está llamado a dar esperanza a traves de la Belleza y la  comuniòn entre ésta y el mensaje que el observador logra captar e internalizar, fecundamente. La mirada de Isabel Guerra es la que nos dice que debemos ejercitar nuestra capacidad de captaciòn de todo lo hermoso que nos rodea, a pesar de los horrores con que nos provoca el mundo de hoy, sobre todo, en las cosas cotidianas en que vivimos inmersos y a veces no percibimos, distraidos por otros estìmulos. Ella desea recrear un ambiente amable y seguro, que brinde espacio para mirar hacia adentro, un lugar en el que guarecernos de las inclemencias de este siglo agitado y brusco.


"Ensèñame tus caminos"

"Saciarás mi sed"
"Con el corazòn en lo esencial"

"A humildes y sencillos sentará a su mesa"

"Sin otro luz ni guia que la que en el corazòn ardìa"

Isabel es miembro honorifico de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis y su pintura es muy cotizada, siendo vista en más de veinte exposiciones individuales y  otras tantas colectivas desde 1960. Gracias a  una dispensa especial del Vaticano, ha podido viajar, pero su vida continùa siendo la que eligiò, la del claustro en donde, lejos del mundanal ruido, logra captar la Luz que encuentra en el alma de sus modelos y en la inspiraciòn que no la abandona.-





































1 comentario:

  1. Precioso querida Merce, gracias por compartir esta belleza...! Un abrazo

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...