martes, 16 de octubre de 2012

Jan Tinholt, un pintor que se divierte




Por arte "naif" se intenta encuadrar al que expresan autores autodidactas, sin formaciòn académica intencionada y como expresiòn de huida de los convencionalismos y lugares comunes.


Me gusta, sobre todo porque advierto que los que realmente son vocacionales, pintan desde cierta ingenuidad que no debemos confundir con inocencia, sino como la expresiòn de un ìntimo deseo de hallar la simplicidad en las formas, en los temas y en los recursos expresivos, apartándose de los artificios. 
Ese mundo asì percibido nos muestra otra realidad en que las nubes son redonditas y blancas, los cielos azules, los árboles de formas perfectas, el pasto siempre verde y recortado, los contornos bien definidos, los volùmenes  casi monumentales, perfectos. El modo expresivo del pintor en cuestiòn   puede hacernos perder las perspectivas de los encuadres, de las figuras y personajes , pero tienen una enorme fuerza que nos alcanza  y conmueve.



De eso se trata el mundo pintado por Jan Tinholt, nacido en Holanda en el año 1950. Es un artista autodidacta con un estilo muy personal, que reproduce sus fantasias  en un estilo que se puede describir como Naif Surrealista. Llegò a la pintura luego de trabajar en psiquiatrìa infantil buscando la evasiòn de ese entorno en que se sintiò presionado y oprimido. El nos dice  que el leitmotiv de su obra es la "inutilidad de la vida", pero no en un sentido negativo o depresivo, sino todo lo contrario. Ya que la vida es un sinsentido, lo mejor es disfrutar, y hacer cosas divertidas. Lo peculiar es que ese mundo está poblado de adultos que se divierten como niños, como lo hace él mismo

Sus pinturas son como decorados de teatro, coloridos y con figuras que de divierten en algùn tipo de ejercicio sin sentido, en un parque pleno de grandes flores de colores, colinas y árboles de troncos robustos y follajes delineados perfectamente.
Los personajes juegan, bailan, se bañan  y aman, pero todo parece un juego. Cuando el escenario pintado está vacio, es porque está a la espera de la apariciòn de los personajes que lo poblarán y le darán sentido.
Jan Tinholt pinta un parque de diversiones para adultos,  y lo hace "lo mejor que puede"  y, en este punto se termina de definir como pintor naif... él tambièn se divierte!!












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...