viernes, 30 de noviembre de 2012

Johnny Palacios Hidalgo, fusión y creaciòn...


Este fue el primer cuadro que tuve ante mi, de Johnny Palacios Hidalgo, peruano.  Me conmoviò la imagen de estos niños que se fusionan con un animal, un perro precisamente, y me dije: "Esto no es casualidad".- Al  siguiente segundo pude precisar el punto de contacto que habia hecho, de manera casi inconciente,   entre Palacios Hidalgo, estos "niños-perros" y la fantástica novela de Mario Vargas Llosa, "La ciudad y los perros".-  
Cuando se publicò esta novela, en  1963,  Palacios aùn no habia nacido, lo hará en 1970, en El Callao, ciudad puerto del Perù que mira al Pacifico con ojos mansos cargados de historia.- 
La novela  y el autor ya  habìan recorrido su camino de èxitos y reconocimientos cuando este joven pintor llegò al mundo en ese paìs tan particular, de una larga historia que se ha caracterizado por los intentos, más o menos exitosos, de fusionar las diferentes razas e influencias que le llegaron desde el Pacífico, el aluviòn de la conquista española desde el Atlántico y a sus propios hijos, los indìgenas con sus  peripecias, glorias y derrotas para contar  desde tiempos remotìsimos.
Mario Vargas LLosa nos muestra - descarnadamente - en su magnìfica novela,   el microcosmos del Perù, el que logrò concebir al haber sido testigo de la profunda transformaciòn demográfica de su pais, y desde la perspectiva de las nuevas clases y sectores sociales que se establecieron en el Perù durante su infancia  y adolescencia.  La acciòn de la novela se desarrolla en una Escuela Militar en donde conviven indìgenas recièn llegados de la sierra, hijos de la clase alta enviados a esa escuela como castigo, jòvenes rechazados por sus familias, delincuentes que escaparon a la detenciòn y adolescentes de clase humilde. En ese lugar castrense, se prepara a los estudiantes para desenvolverse en la sociedad peruana, pero rompiendo hipócritamente su propia consigna de "obediencia, trabajo y valor",  que los cadetes transgreden despiadadamente, violentando un sistema social que en realidad están reproduciendo, porque la moralidad de su sociedad, como la de la escuela, es un espejismo que disimula la corrupciòn y el cinismo imperante.
No se puede negar la influencia que ejerce el colectivo social, econòmico, polìtico  y cultura de una naciòn en el arte de cualquier artista que desee expresarse en ese ámbito. Esos aspectos crean una especie de atmòsfera que todos respiran, y cuando el artista se expresa, no puede menos de manifestar - aunque sea mìnimamente - la influencia sutil con que es cubierto, como si de una niebla se tratara y por la que debe atravesar, permanecer o partir.
El punto de contacto entre ambos, el pintor y el escritor, la establezco intelectualmente, pero se traduce visualmente en el cuadro que tanto me impresionò.
En muchos de los siguientes, vamos a advertir esa atmòsfera, esa bruma en que las figuras se difuminan, buscando  la forma y el color que el pintor le concede a unas pocas.


Podemos hablar de  hiperrealismo en las pinturas de Palacios Hidalgo, pero rayano en lo surrealista cuando crea simbolos y trasmite con ellos mensajes que lo conectan con el observador.


 Las figuras del fondo de este cuadro permanecen en la niebla envolvente desde la que el pintor rescata los seres que se concretan en un primer plano de significado fuerte y provocador. Subyace, segùn mi mirada, la idea de abuso, de sojuzgamiento de unos sobre los otros. El hombre sobre una plataforma con  precarias - y adivino - insuficientes ruedas para ser trasladado por un perro que, a su vez, carga a otro sobre el lomo. Todos tienen su parte en esta cadena de  doblegamiento y abusos,  de fuerzas contrapuestas y desiguales que parecen estar resignadas a una suerte de destino inexorable que nadie cuestiona.






Las barcas que se adivinan en la niebla no son más que el elementos del paisaje  inicial del pintor en su niñez, y  los niños que observan ese mundo son los ùnicos que tienen esa capacidad de "ver", quizás como la tuvo èl mismo desde su propia  experiencia en El Callao.  Otro aspecto se suma a su  relato pictòrico, la evocaciòn, la nostalgia, la añoranza de un tiempo ido y para siempre.



Me provoca la atmòsfera del cuadro, esa intencionalidad de bruma, de cruce de planos con que el pintor puebla sus telas. Los perros en el segundo plano, el pez que roza la pierna de la joven, todos conviven en un ambiente que puede ser lo que queramos que sea, el mar para el pez, el aire para los perros que están como en suspenso en él,  el desgano de la chica y todos - quizás -  no sean más que el sueño del perro que duerme, pendientes todos en ese mundo onìrico que no tiene sustento ni anclaje.




 Las figuras femeninas son un gran logro en la pintura de Palacio Hidalgo, hay realismo y contundencia en la descripciòn de los cuerpos, la piel, los rostros y las posturas. El deseo se traduce en su pincel, en el dibujo y en las figuras que ubica al fondo, en un segundo plano del que emerge una mano que ansia el contacto,  y que convierte a la mujer en una presa como lo puede ser el ratòn para un gato. 


 El cuerpo de esta mujer se encuentra entre dos aguas, las bravas tras las rocas y las calmas en que navegan simples barcos de papel; quizás un intento de trasmitirnos las sensaciones que pueden provocar la visiòn de un cuerpo desnudo y hermoso, quizás el intento de preservarlo, de resguardarlo cubrièndola con una mirada transparente, sin pecado, como la de un niño que juega con barquitos de papel.




Los elementos de la naturaleza, tan pròdiga  y variada en la selva peruana, están presentes junto a muchas de las mujeres que son capturadas en sus cuadros y, en muchos de ellos, las fusiona con esos elementos, las  hace una con ellos.



Me fascinò esta sirena vegetal...


...y esta cabellera de hojas o peces o pájaros..., no importa, todos coexisten y se fusionan en el brumoso mundo de Palacios Hidalgo, un mundo de lìmites imprecisos, de fronteras que se difuminan y se amplian, dando cobijo a todos por igual...





El pintor nos dice: "Estoy tratando de ahondar un poco más en mi técnica, tratando de buscar más detalles en el hiperrealismo con la finalidad de conseguir y dar mayor veracidad a las ideas que yo planteo, que son fantasias, surrealismos, ideas de un mundo alterno, diferente, paralelo e ideal. Los personajes que trabajo siguen siendo los mismos personajes de la calle a los cuales trato de adjudicar mis propias fantasias como si fueran ellos".-





Palacios Hidalgo se confiesa admirador de Salvador Dali del que afirma haber recibido la más fuerte influencia en su trazo surrealista: "Me nutrì de su estilo, de sus imágenes fantásticas...", y sin duda, le imprime su visiòn nativa, sus colores americanistas y la prodigalidad de la Naturaleza, cosa a las que el pintor español sòlo pudo acceder en sus más tórridos sueños.






La atmòsfera de la sociedad peruana, captada en su aspecto más duro por Mario Vargas LLosa en su novela "La ciudad y los perros"; en un ámbito de diferentes y de diferencias, de planos que no se cruzan y que, cuando lo hacen generan cambios y nuevas realidades;  de manera sutil ha impregnado el trazo de Palacios Hidalgo. En el mundo del pintor, en cambio,  los diferentes se fusionan, se sintetizan, amalgaman potencialidades, similitudes que no resultan forzadas y asì las capta el observador quien, a juzgar por mi propia experiencia, acepta la invitaciòn de formar parte de esos territorios en que las fronteras no existen, los niños juegan como los perros en la calle, con la misma libertad y entusiasmo;  las mujeres tienen cabelleras de hojas, pájaros y peces, y en donde todo es posible!










lunes, 26 de noviembre de 2012

Emile Morel, desde la cueva al ordenador...

Hace poco más de un año un grupo de arqueòlogos noruegos y sudafricanos encontraron lo que han definido como un taller prehistórico, con restos de herramientas y materiales que muestra que los homo sapiens desarrollaron tecnologías artìsticas hace unos 100.000 años, mucho antes de lo que se creìa. En ese lugar, a unos 300 kms de Ciudad del Cabo, se halla la caverna en donde se han encontrado obras de arte que se consideran como las más antiguas del mundo. 
El hallazgo me ha conmovido, y lamento que el vuelo de mi imaginaciòn sea limitado para poder cruzar las barreras de los estereotipos sobre los hombres de aquellos tiempos remotos y misteriosos. De todos modos,    creo ver en el fondo de la caverna, protegidos y apenas iluminados, a un grupo de hombres que han sentido un llamado al que no pueden darle nombre, no saben que son artistas, que están respondiendo a uno de los impulsos más elevados del alma humana: el arte.
René Huyghe nos dice: "El arte y el hombre son indisociables. No hay arte sin hombre, pero quizá tampoco hombre sin arte. Pero con éste, el mundo, se hace más inteligible, más accesible y  más familiar. Es el medio de un perpetuo intercambio con lo que nos rodea, una especie de respiraciòn del alma, bastante parecida a la fìsica, sin la que no puede pasar  nuestro cuerpo. El ser aislado o la civilizaciòn que no llegan al arte, están amenazados por una secreta asfixia espiritual, por una turbaciòn moral".- 
Y adhiero totalmente a lo que expresa; el espìritu humano necesita el vuelo, despegar, elevarse y sentir que existe un ámbito, un momento interno o externo, en que está en comuniòn con algo superior que le provoca urgencias y voracidad por expresarse. 
 Esas herramientas prehistòricas halladas en Sudafrica, hechas por las destrezas de hombres que experimentaron esa necesidad, han sido el soporte del arte de la pintura a traves de los siglos, de las geografìas, de las sociedades, las culturas y los avances tecnològicos.  Los pinceles, las pinturas, las telas, las paredes, los muros, techos y cualquier superficie en que pudieran fijar su inspiraciòn en base a dibujos y colores  han sufrido transformaciones inimaginables.
Hoy en dia asistimos a nuevos recursos expresivos cuyo soportes son la computadora y los programas informaticos que facilitan la creaciòn de diversas técnicas según sea la particularidad de ese programa.
Las primeras manifestaciones de arte digital, expuestas en una muestra, generadas por una máquina electrònica, fue en el Sanford Museum de Cherokee, Iowa (EEUU, en 1953. Desde allì a nuestros dìas el avance ha sido vertiginoso y el nivel de creatividad  de los artistas provocan el asombro en todos aquellos que, sin tener más condiciòn para el arte que el gozo del hecho artìstico en si (como yo, por ejemplo), han descubierto una veta de incalculable riqueza visual y estética.-
Como muestra, de otras muchas que espero compartir más adelante, traigo la obra de Emile Morel,  un creador francés que nos trae sus mundos fantásticos, poblados de seres fantásticos y otros que, atrapados por el creador, se apartan de su normalidad para provocarnos inquietantes interpretaciones...




Los colores predominantes tienen tonalidad pastel, por lo que visualmente y como primera impresiòn, parece invitarnos a imágenes ingenuas y candorosas, pero al observarlas con atenciòn nos damos cuenta que estamos frente a algo diferente, a la mezcla premeditada de seres  y elementos que no son lo que parecen.








Pequeños seres monstruosos tienen cabida en un escenario que parece idìlico, en donde las figuras infantiles tampoco cumplen el rol de su propia naturaleza, todo se transforma y deviene en un fuerte surrealismo del que Morel no reniega y disfruta.






Ambiguedad, libre interpretaciòn, el juego de seducciòn de un pintor que parece solazarse en la provocaciòn, rompiendo estereotipos y  generando incomodidad.








Estos mundos, fruto de una desbordante fantasia, obedecen a la mitologìa de Emile Morel, y desde lo bestial hasta lo idílico, pone ante nuestra mirada su propia alegorìa de la Vida, sin renegar del sufrimiento ni del deseo.










Emile Morel es el primer pintor de la era digital sobre el que hemos posado nuestra mirada, pero habrán otros que vendrán a compartirnos sus destrezas, sus herramientas y el toque personal y ùnico que hace, siempre, a una obra de arte!

















sábado, 24 de noviembre de 2012

De Es Schwertberger, pintando la evoluciòn

Conocer la obra de este pintor y escultor austrìaco ha sido una experiencia de revelación, de deslumbramiento. Como me sucede casi siempre, primero me impacta la obra y luego comienzo a investigar sobre el hombre que está detrás, el que ha elaborado primero en su cerebro, en su espìritu, aquello que tengo frente a mi y que, como observadora, me impresiona, no me deja indiferente. Si se produce esa chispa que me gusta pensar   se genera al hacer contacto nuestros espìritus, nuestra sensibilidad, en ese momento me dedico a investigar hasta encontrar el por què se ha dado de esa manera y con ese ser en particular.
Pues, la chispa con De Es (Dieter) Schwertberger ha sido instantánea, provocadora y fermental. Y lo que he hallado en su magnìfica obra es a  un hombre que, más allá de sus cualidades artísticas, es un gran buscador, un ser que ha tomado contacto con la esencia del Universo e intenta a traves de sus destrezas, expresar y compartir la interpretaciòn que hace de él.
De Es (asi lo llamaremos de aquì en más) crea de este modo un micro universo propio en ìntima y perfecta correspondencia con el Macro Universo  que le subyuga y al que necesita traducir para, desde su gradual convencimiento, crecer internamente.

Nació en el año 1942 en Austria y, despues de graduarse en la Escuela de Ingenierìa, estudiò pintura con el profesor Ernst Fuchs de la Academia de Viena y otros grandes de la Escuela pictòrica del Realismo Fantàstico, la más influyente por aquellos años.
Prontamente se convirtiò en una de las principales figuras de ese movimiento, tanto por la calidad como por la variedad de estilos y las bien definidas èpocas que se pueden señalar en su producciòn artìstica.
Desde mediados de los años setenta a mediados de los ochenta, viviò y pintò en Nueva York, periodo en que sus obras se hicieron populares a traves de dibujos, litografìas y pinturas de gran porte.
En esa época fue el artista más importante de una conocida publicaciòn llamada "Omni Magazine",  famosa revista de ciencia y ciencia ficciòn que se publicò en los EEU y en el Reino Unido desde octubre de 1978 hasta 1995, mas una versiòn en Internet que durò hasta 1998.- Sus dibujos ilustraron las tapas y varios de los contenidos de esa revista que se definìa como una mezcla original de ciencia ficciòn, fantasia y lo paranormal. 
Por esas mismas fechas realizò campañas publicitarias para el teatro y la televisiòn. No obstante su èxito ardia en él el fuego del creador siempre inquieto y en bùsqueda permanente de diferentes estilos y modos expresivos que logren satisfacer tanto sus inquietudes artìsticas como su propia realizaciòn personal a traves de ellas.-
"-Quiero hacer una radiografìa de la Vida en su plenitud insondable, como un TODO. Mi objetivo es hacer visible la esencia. Dentro de sus aparentes contradicciones, quiero dar a conocer las estructuras bàsicas y las conexiones internas que la sustentan y definen..."  
Y nos dice además: "El sentido del misterio domina la primera dècada de mi trabajo como artista. El estado de ànimo en una pintura depende de la configuración de la luz.  La luz y el espacio son los fundamentos de la ilusiòn. La luz y el espacio interior son los fundamentos de la realidad. Este principio ha guiado mi trabajo externo como pintor y mi trabajo como un buscador interno".-
Desde estas lìneas De Es nos impulsa a recorrer su obra para que descifremos las claves de su universo, de còmo lo crea a traves de su cosmovisiòn tan particular.-
 A los efectos de comprender su proceso tanto artìstico como interno, intentaré ajustarme a las épocas en que se divide su producciòn con caracteristicas muy marcadas que las diferencian y distinguen entre sì.

- Entre 1960 y 1970, periodo que el pintor define como de "Búsqueda".-


De Es comenzò a crear en un momento, luego de la Segunda Guerra Mundial, en que se abrian nuevas perspectivas para el hombre con la evoluciòn de la llamada Era Espacial y la Nueva Era, ambas ofreciendo nuevas esperanzas para la Humanidad. Su visiòn del  hombre en estos años se ajusta, de alguna manera, a las definiciones clásicas que conocìa:  "el hombre es un soñador",  "el hombre es un títere", "el hombre es un ser dividido" (no olvidemos por esos años la presencia del Muro de Berlìn)...:


"el hombre es una bestia"...:


"el hombre es en un escenario"...:


"el hombre es un robot"...:


En 1968 se traslada a una zona rural de Suiza y allí su contacto con la Naturaleza se hizo ìntimo, acercándose a un mundo primitivo que le impulsa a un cambio de perspectiva que contribuiría a expandir su conciencia y a sentirse iluminado por ideas còsmicas.



- Entre los años 1970 y 1980, perìodo que llama como  de los "Stoneman" (Los hombres de piedra).-

El contacto con la Naturaleza, con los árboles y plantas, le fue insuficiente para plasmar lo que su conciencia estaba develando, surge asì la piedra comò sìmbolo de la idea de que el hombre vive en una lucha permanente para cumplir con el deseo de ser fuerte, para vivir por mucho tiempo, para trascender su carne y sus huesos y desafiar la gravedad. 
La fortaleza de piedra comunica esa idea asì expresada...:


Con esa imagen es que De Es se establece en Nueva York en 1974, y el "stoneman" se entroniza en la escena artìstica de la ciudad, sobre todo despues de darlo a conocer en la revista OMNI, como mencioné más arriba.-
En 1977 da a conocer un trìptico "Life-Polos" que es el punto culminante de este periodo. Esta fue la obra con la que conocì a De Es y que me deslumbrò... Observen con atenciòn:







La reuniòn de los hombres de piedra en torno a algo que no advertimos, que no podemos distinguir de què se trata en la primer parte del trìptico. En el segundo una tenue luminosidad va emergiendo desde ese centro y en la tercera parte la luz ilumina toda la escena. El sìmbolo estalla en todo su fuerza expresiva, poniendo ante nuestros ojos y espìritu, el propio interior del pintor; él ha comprendido que los hombres de piedra, monolìticos e imperturbables,. siempre iguales a si mismos; comienzan su transformaciòn en el momento grandioso de la reuniòn, del cìrculo en torno a ese fuego sagrado y transmutador,  en que sus estructuras y sus miedos comienzan a resquebrajarse bajo el imperio de la Luz.
El stoneman vive varias vicisitudes bajo el influjo del pincel inspirado de De Es,  y asi lo apreciamos en estos otros cuadros que son, sencillamente, fantásticos:




 La piedra que pende sobre la cabeza de los stoneman, la idea del ser superior amenazante y compacto, esa Divinidad de piedra que sojuzga y tortura la mente con la culpa y el calvario de una cruxificaciòn sugerida.
El miedo que  hace inclinar al stoneman y al monolito que se encuentra tras él que,  desde antes de SER, parece cumplir con su sino de temor.
Ante la multitud reunida, la piedra que pendía en el primer cuadro, se ha partido y necesita apoyo..., aunque aùn es amenazante y promete horrores de piedras y dolor.



En otra serie de pinturas de este periodo, los stoneman sufren transformaciones y se convierten en luz con nuevos poderes. El encuentro de estas dos realidades es por demás expresiva:




 La Luz está en manos del hombre, tener conciencia de ese  hecho que hará la diferencia en la  historia de los stoneman - y de la raza  humana para el pintor - es parte de un proceso que De Es conoce internamente.


El hombre tiende hacia la Luz, es lo que lo eleva de su naturaleza de piedra, pero no es una transformaciòn fàcil,  aùn tiene que romper con lo que lo mantiene sujeto, vencer sus limitaciones para poder acceder a la plenitud de la conciencia.

 - Entre los años 1980 a 1990, periodo denominado "Luz de la Vida".-

La fuerza de las transformaciones continùa como fuerza impulsora de este periodo, y se centra en el ser humano que se sumerge en la Luz y en vòrtices de elementos para llegar a concretar su máxima aspiraciòn:  ser UNO con el TODO.-







- Entre 1990 y 2000, periodo que denomina "en la Web".-
Surge una meta-estructura, algo novedoso que nace de un espacio vacìo, la Web. 
El pintor traspola a esa meta-estructura la presencia de corrientes de almas que han quedado atrapadas en las redes, luchando hacia la libertad de las regiones superiores, hacia donde siempre tienden las almas. Surgen asi los cuadros que vemos a continuaciòn:






En estas pinturas observamos el interior  de las estructuras, en donde el espectador queda atrapado, pero se libera con el resto de las almas. Las estructuras son formas engañosas, trampas en que caen las almas y que, una vez superadas, los  horizontes se amplian, recobrada la libertad :


- Desde el año 2000 hacia adelante, el periodo de las Arquitecturas...

La abstracciòn de las formas son el siguiente paso en la evoluciòn de la pintura y en el ser interior del pintor. Ambos caminos han sido recorridos en total armonia, y los modos expresivos han sido un total acierto,  los correctos para ser comprendidos. La historia que nos ha contado De Es tiene su propia lògica interna, es un magnìfico relato metafìsico y real de su concepción cosmogònica.  Desde las manifestaciones de un hombre estereotipado ("el hombre es una bestia", "el hombre es en un escenario", etc), pasando a continuaciòn por los stoneman y su doloroso trayecto hacia la luz y comprensiòn de la importancia de la uniòn de los hombres para que puedan realmente ser iluminados; siguiendo luego por la conciencia que aspira  al  pleno contacto con la Luz,  en bùsqueda de su total expansiòn; luego el mundo creado por el hombre en la superestructura de la Web, en donde las almas son atrapadas y a la vez liberadas; todas esas instancias (esas "eras" en la historia que se nos cuenta) desembocan en  este momento -  lògico y coherente con el relato - cuando se llega a la abstracciòn de la geometrìa o de las matemáticas, construyendo un universo arquitectònico en que el creador, el Gran Arquitecto, es De E s ,  quien  ha atravesado  todas las otras etapas hasta este presente.






Es fascinante realmente presenciar la evoluciòn de un alma y, cuando ésta tiene el don de compartirlo a traves del arte, sòlo nos resta la admiraciòn y el agradecimiento.
Resta compartir uno de sus cuadros que - en mi humilde entender - es la sìntesis de la actitud de todos aquellos que buscando la elevaciòn de su espìritu, la expansiòn de su conciencia , encuentran tras cada certeza admirada, otra gran interrogante que los impulsa y  los supera...