domingo, 18 de noviembre de 2012

Luz-Marìa Lopez, herencia de sangre y colores

Somos un eslabòn más de una cadena de vidas que se unen por sangre y herencia y que, mágicamente, nos conecta con el pasado más remoto.  No siempre tenemos conciencia de eso, no siempre nos detenemos a pensar de què manera lo vivido por nuestros antepasados, ejerce su influencia escondida  y disimulada en los pliegues de nuestra propia historia personal. Hilos invisibles, corrientes subterráneas, fuerzas misteriosas contribuyen a perfilarnos tal como somos...
Por esa razón, quizás, me encantò encontrar a esta pintora oriunda de Honduras que confiesa con firmeza que ella expresa a traves de su arte, un legado genético que la motiva y provoca.
Se trata de Luz-Marìa Lòpez, nacida en el año 1944 en aquel paìs centroamericano,quien en 1964 se traslada a los Estados Unidos con el propòsito de estudiar, pero recièn en el año 1995 obtuvo su Licenciatura en Artes, Magna Cum Laude, de Southeastern Louisiana University en Hammond, Louisiana.
Luz-Maria pinta mujeres, y lo hace asì:







Estas mujeres tienen pies grandes, segùn Luz-Marìa, como sìmbolo de la fuerza de la mujer, de su necesario  arraigo a la realidad como gestora de vida.   El contacto de sus pies a la tierra, firmes y seguros, las ha convertido en custodias y guardianas de la historia, de las costumbres, de los mitos y las leyendas que explican y acercan significados cuando el relato se diluye en las arenas de los tiempos.
La ascendencia maya de la pintora se entreteje con los recuerdos de las historias y cuentos que su Abuela le narraba cuando pequeña, promoviendo el colorido y aportando los elementos simbòlicos de aquel pueblo que tanto ha legado a la cultura centroamericana.






Las estrellas que coronan casi todos los cuadros, representan las noches de su juventud, y los corazones que también están presentes, "el amor y el dolor, la vida y la muerte, el tránsito de la esperanza y la resurrecciòn".-


Corrientes de creencias indìgenas y cristianas se sincretizan en los elementos presentes en  sus cuadros, y las mujeres representadas, fuertes y hermosas, no ocultan las influencias de las tradiciones de América Latina y las culturas indìgenas de todas las Amerìcas. Basta mirar con detenimiento cada cuadro para descubrir esas influencias, múltiples y variadas, tan ricas como la cultura y tradiciòn de estos pueblos.







Estas mujeres no tienen nombre, pero a cada una le presta una personalidad, una funciòn, un destino; ellas "son" cuando Luz-Marìa da el ùltimo pincelazo sobre el lienzo, en ese momento mágico se independizan de su creadora y se muestran ante nuestra mirada, provocando nuestro interés en desentrañar què cosas tienen para decirnos.






El caracter religioso subyacente, es innegable, y lo explica aduciendo el recuerdo de los altares familiares, las imágenes de santas y vìrgenes que estimularon su imaginaciòn de niña, arropada por las narraciones de esa Abuela memoriosa que tanto influyò en su arte.







Realmente soberbio es este cuadro en donde toda la iconografìa y simbolismo de Frida Khalo se desplega ante nuestra mirada, cada elemento tiene su funciòn y su historia para recordar a esta mexicana ilustre, devorada por el dolor y la pasiòn de Diego Rivera, cuyos ojos - inconfundibles - están entronizados en su propio corazòn.  Luz-Maria Lopez hace de este modo su homenaje a una de las mujeres más talentosas de la pintura latinoamericana, fiel a sus raices indìgenas y llena de colorido, una fiel representante de esas mujeres fuertes, afincadas en la tierra con la que  mezclan sus dolores y sus goces,  como cualquier mujer...
























1 comentario:

  1. Maravilloso. Quiero pedite un favor, pertenezco a una colectiva de mujeres dedicada a las artes escenicas (todas mujeres grandes que nunca habían hecho teatro, y una amiga que si es actriz nos reunió y en eso estamos, tratando) nos hacemos llamar las sibilas. Nos gustaría poder usar como logo uno de los cuadros de Luz-María López, ¿Se puede? ¿podemos decir que el cuadro pertece a ellla? Ojala que si. Muchas gracias, muy bueno el Blog. Peukallal lamgen.

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...