sábado, 10 de noviembre de 2012

Mary Jane Q. Cross, el goce del alma...


La primera impresiòn cuando observé esta imágen, fue de profunda serenidad, de abandono y confianza.  Me pregunté quien pudo tener la capacidad de  trasmitir,  con tanta eficacia,  esas sensaciones gratas y  reconfortantes a traves de una pintura... Quien eso logra con  todas sus obras, es Mary Jane Q. Cross, nacida en 1951 en los EEUU. Si bien recibiò estudios en el Museo de Arte de Worcester entre 1970  y 1973, la sensibilidad de Mary Jane intuia que era en el Atelier, en el propio taller de pintura,  en donde desarrollaría  su inspiraciòn utilizando aquellas herramientas más aptas para trasmitir, con  claridad , la pureza de su arte y con su propia voz.
Midiò su propòsito y sus logros acudiendo a circuitos de festivales al aire libre al principio y luego formando parte de asociaciones de pintores en su pais. Sus obras comenzaron a ser reconocidas, admiradas y requeridas tanto por coleccionistas particulares como por  entendidos crìticos del arte popular de su pais.



En sus cuadros la figura que reina y es el centro de la composiciòn, siempre es la mujer. Jovenes mujeres en contacto con la naturaleza,  libres y  confiadas.Es ella misma quien nos explica por què pinta mujeres, cuando  dice: ..." porque en el mundo creado por Dios, no era bueno que el hombre estuviera solo".  Y la explicaciòn parece tan simple y sencilla como la candidez y luminosidad de sus cuadros.



 Mary Jane tambièn valora el rol de las mujeres en el proceso de colonizaciòn de su pais: "Cuando viajaban hacia el Oeste, salvaje y misterioso, las mujeres acompañaban a los hombres llevando sus tazas de porcelana para el te en el desierto, ponian flores en las mesas en medio de los bosques, y llevaron su calma y    costumbres a un lugar salvaje, y ese lugar se hizo más hermoso por su presencia. En la aventura de aquellas vidas, ellas aportaban belleza y serenidad".-




La conocida frase popular de que "la belleza está en el ojo de quien  la mira" se agota ante estas imágenes que nos hablan e invitan a nuestra  alma, a un goce que no es sòlo de los sentidos.   Observando los cuadros de Mary Jane nace un anhelo que nada tiene que ver  lo material, sino con una aspiraciòn de ìndole espiritual, que comulga con la creciente sed de cosas simples, sed de aquellas cosas que nos dejan con el corazòn en la mano, abierto a los goces del alma. Creo que la mujer que plasma su espìritu en estos cuadros intenta, en el fondo, llevarnos de la mano  - a traves de ellos - a mirar a Dios y a su Creaciòn.  



La Belleza es algo transcendente  y la pintora lo sabe, acertando no sòlo con su sensibilidad, sino con su maestria artística, a recordarnos esa verdad que nos eleva.
Todos estos razgos  y más 135 exposiciones en los ùltimos 10 años, han logrado que sus admiradores esperen cada nuevo trabajo de la artista con gran espectativa.




Pero, particularmente, hay un dato que me ha resultado conmovedor y que contribuye a vislumbrar a la mujer, a la persona  que late detrás de cada cuadro. Mary Jane ha sido objeto de un documental sobre la conquista que le ha significado el poder pintar, con las limitaciones de una enfermedad que le impide sostener los pinceles. Ella pinta con sus dedos...y con prótesis inventadas por ella misma para lograr los efectos que, sin ningun lugar a dudas, consigue en cada una de sus obras.  La frustraciòn inicial, la que - segùn sus palabras - la hacia sentir "como un artista muerto vivo", se convirtiò en desafio al hacer frente a lo que no pudo cambiar, y  - creo - eso le ha dado a su obra una fuerza y una verdad que le habla a la gente más que mil explicaciones sobre sus maravillosos cuadros. Sin duda que ella es un espìritu pionero, una gran inspiradora.











Es el espìritu de Mary Jane unido a su virtuosismo, el que nos cuenta una historia convincente que nos atrapa.  Técnicamente es evidente su profundo dominio de los colores y sus valores expresivos que,  unidos al dibujo, convierten en reales sus figuras femeninas, reinas en un mundo de paz y serenidad, valores que estamos perdiendo en  este mundo que llamamos "desarrollado" y con tanta prisa.





Mary Jane Q. Cross

La artista, una mujer...
C


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...