jueves, 7 de febrero de 2013

Sergei Adeev Mikhailovich, pintando cuentos...

Hoy saliò a mi encuentro exactamente aquello que necesitaba ver...  escenas de un mundo amable, con personas felices disfrutando de su entorno, con alegría y naturalidad...
Del creador sòlo conozco el nombre, no encontré ningùn otro dato que poder aportar a esta entrada, pero quiero pensar que en algùn momento se sintiò igual que yo: ansioso de crear comarcas  resguardadas, microcosmos autosuficientes en donde la armonìa entre los seres y el paisaje fuera el escenario habitual. 
Sergei Adeev Mikhailovich, ese es su nombre  y por él deduzco que es ruso, o muy cercano; además ciertos trazos de sus pinturas, edificios y rasgos de los personajes que los pueblan, nos remiten a esa zona del mundo.
Los invito a conocer este hallazgo desprendidos de preconceptos, dando libre vuelo a vuestra imaginaciòn y dispuestos a  hallar un remanso dentro de este mundo tan desquiciado en que nos ha tocado vivir.



En esta Comarca,  hay tiempo para detener las tareas y sentarse a degustar las delicias de un te de samovar  y unas ricas - lo adivinamos! - rosquillas recien horneadas..


El pintor recrea múltiples escenas dentro del mismo cuadro,  y nos  invita a observarlas con atenciòn, descubrir emociones y sensaciones placenteras en un ambiente pacìfico y armonioso.



En ocasiones su pincel vuela  hacia espacios surrealistas, y se lo permite con solvencia ejecutando trazos impregnados de alegrìa, de gusto por la Vida y sus  disfrutes.


Me ha encantado este gallo despertador que llama a algunos para sus  tareas, y a otros para que  decidan regresar a su casa luego de  una noche  de juerga...


 En otros instala un ìcono cosmopolita y  sofisticado, a medio  hacer, en el centro  de una comarca que le ha dado otra utilidad, en este caso un puente  para atravesar el rìo... 



             o  crear un inmenso paraguas protector, para cubrir  una ciudad amurallada que brilla bajo él...


En esta Comarca, la Magia hace de las suyas de la mano de la misma Naturaleza,   y de pronto asistimos a la llegada de la Primavera,   bajando desde zonas altas, poniendo color y  calidez a la superficie del cuadro.-
Pero la Magia no se agota,  y hasta es posible, apenas cruzando un puente, apartarse del frio y la nieve, para sumergirnos en el verde  de un verano que empuja a la gente hacia jardines y caminos..   
     


                                  


En ocasiones el pintor centra su atenciòn en un episodio particular, en este caso una discusiòn entre vecinos, quienes con gestos nos  trasmiten su enojo, el que pensamos efìmero  y sin trascedencia, a juzgar por el toque de humor que le imprime la presencia de dos mujeres ocultas tras los arbustos, con un palote de amasar, como dispuestas a poner orden si  las cosas pasaran a mayores!


En la Comarca lo que parece sobrar es el tiempo y  los deseos de comunicarse, de estar junto y frente al otro, en este caso el relato, que adivino tan apasionante como exagerado, de un viejo cazador contando sus historias de osos y cacerias...



 Los alegres juerguistas de la Comarca no pierden oportunidad de reunirse, con cualquier pretexto, pero en este caso, a la derecha,  los acecha un peligro...que no creemos se concrete...


   Al lugar ha llegado,  junto a coches y  aeroplanos, el futbol, y no es extraño se arme un "picadito"  en cualquier lugar que lo posibilite ...


A veces se nos permite ingresar a las casas de la Comarca y comprobamos allí,  que el ánimo no cambia, y lo que sucede en caminos, rìos  y bosques, no difiere de las escenas hogareñas, todas con la misma tònica emocional y festiva, por eso podemos comprender al viajero que se encuentra desorientado en medio de un camino, porque la Comarca se ve vacia, sin sus pobladores...


Y nos apresuramos a hallar otro cuadro en que la Comarca se pueble y  reine el bullicio y la alegrìa, otra vez...


                                       ... y colorìn, colorado... este Cuento se ha acabado!!
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...