jueves, 28 de marzo de 2013

Inna Shirokova, la belleza de lo correcto...

Es muy poco lo que he encontrado de Inna Shirokova, los datos que tengo es que naciò en 1937 de padres artistas y que durante los años 1961 a 1972 trabajo en centros de Arte en donde sus maestros y supervisores fueron los llamados,Artistas del Pueblo, en Rusia.-
Desde 1964, Inna ha expuesto sus obras tanto en su paìs, como en el extranjero.
Como lo sabemos, por más que el estilo y el vuelo artìstico de cualquier artista tenga aires de fantástico o surrealista, es muy difìcil sustraerse a las influencias externas del medio que le rodea y, tanto siguièndolas conciente o inconcientemente, como aceptándolas o en rebelión, esas presencias se perciben en su obra.
La historia del arte en Rusia es riquìsimo, y fiel reflejo de su historia, a veces tan convulsa como asfixiante para su gente, oprimida en ocasiones, sujeta a cánones extra culturales, como expresiòn - tambièn -  del espìritu rebelde y libertario que todas las sociedades manifiestan, en algùn momento, como reacciòn.-
En el siglo XX y hasta 1954, luego de desaparecido Stalin, los márgenes de creaciòn artìstica eran estrechos y se reducian al realismo que marcaba el socialismo y las fronteras soviéticas.-
Sirva de ejemplo la experiencia realizada en el año 1962 cuando, bajo el gobierno de Nikita Krushev se celebró - con su permiso - una exposiciòn de tendencias alternativas en el arte; pero no contaron con su gusto ajeno al abstraccionismo y el encuentro sirviò a otros fines muy diferentes, como los de perseguir posteriormente a los artistas que promovian otras formas de arte, diferentes del oficial. Una corriente subterráneo comenzò a circular en donde los disidentes se atrevìan a mostrar sus obras en sus propios hogares o  en casas de diplomáticos extranjeros. Recièn en 1970 se dieron algunos intentos más expuestos de mostrarse, y surgieron en Moscù  varios mercadillos de arte al aire libre. Mala decisiòn: el 15 de setiembre de 1974, esas muestras callejeras, en especial la de un barrio moscovita (Biliáyevo), sucumbieron bajo las palas y las ruedas de las excavadoras enviadas por la KGB. Lo abstracto fue aplastado por la fuerza del régimen.-
Recièn en 1985, con la famosa perestroika, comenzò la apertura permitida por  Mijail Gorbachov.
Ese era el escenario de los pintores rusos por aquellos años, que son los que le tocò vivir a Inna.
Si observamos su obra, fácilmente nos damos cuenta que su temática y estilo se encuadran dentro de lo "politicamente correcto".


Imagenes cotidianas de labores comunes, mujeres hacendosas y creativas dentro de lo que es la tradiciòn, no hay - al menos asì parece - crìtica ni disidencia; pero impera el color y las composiciones son armoniosas  y seducen  por su sencillez.-




Las creaciones que se muestran en estos cuadros, son de ìndole artesanal, obras de pueblo y casi del folklore ruso, como las célebres Mamuschkas, tan caracteristicas del arte ruso.-






Se trasmite tambièn el caracter cooperativo y académico en las escenas, grupos encarando una misma tarea bajo la mirada de alguien que tutela el proceso creativo.




 


Figuras individuales, algunos ìconos como el arlequin o la gitana, la joven de traje colorido o la niña en un ambiente hogareño y resguardado, todo producto de la observaciòn de la realidad, sin detalles novedosos ni temáticas comprometidas.-



















 





Llegamos despues a aquellos cuadros en que la realidad es la belleza de  un bodegòn,  flores y frutas, de verdad hermosos y bien logrados.




En todos los detalles existe la intencionalidad de expresar lo amable, con especial cuidado en el retrato idealizado de las escenas de familias rusas tipo, ordenadas, casi estereotipadas.-
De todos modos, en todo momento el trazo es cuidado, el color subordinado al clima de la escena. 
Obviamente que me ha gustado, por eso lo he "mirado" y en el análisis que me gusta hacer en base no sòlo a la obra sino al entorno del pintor, he descubierto - quizás con mucho atrevimiento de mi parte - algunos razgos que identifican y posicionan a Inna Shirokova entre aquellos artistas que fueron cuidadosos de las normas que les imponian poderes ajenos a su creatividad y espìritu artìstico.-
Rescato con entusiasmo,  estas bellas estampas costumbristas , que nos han permitido fisgonear un poco en una época y un paìs que siempre, me han resultado atractivos y provocadores.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...