domingo, 24 de marzo de 2013

Karol Kostjan, melancolía y color

Ha sido el manejo expresivo del color y la melancolìa que me trasmiten sus figuras, lo que me ha acercado a la obra de este pintor polaco, nacido en Lukow; Polonia, en 1974, y que se llama Karol Kostjan.-



Las lìneas podrìan ser duras sino fuera porque las reviste de color, y de ese modo - y a mi entender - extrae emociones y sentimientos de sus personajes que están alli, para ser advertidas por el observador.
Los invito a conocer su obra y a disfrutarla, tanto como yo.
Las lìneas de su dibujo son de una enorme simplicidad, sin rebuscamientos, de gran sencillez. Pinta lo esencial con trazos precisos y logra su cometido: abrir la puerta a nuestra imaginación invitándonos a conocerlas segùn lo que provocan en nosotros.
Especialmente la mujer del sombrero azul, la postura tiesa y a la vez elegante, el cruce de sus piernas que forzosamente intentan ser exhibidas con correcciòn, las manos que se aferran a los lados del banco, muestran una tensiòn que va a contrapelo con la compostura de la dama, con una intencionalidad que no podemos descifrar pero que es provocadora, y no provocativa.
Asimismo la chica del naguib,  la actitud displicente y de abandono relajado sobre la silla, la apertura de la falda sobre sus piernas, sus brazos lánguidos, su cabellera negra y lacia, su mirada que adivino azul y profunda. Las maletas a sus pies nos hablan de partidas, de cambios y de libertad.-











Como ya lo mencioné, los colores tienen un gran valor expresivo y provocador, asi los rojos y amarillos que se funden en las ropas y escenarios, generan tambien emociones y sentimientos. Difícilmente nos imaginemos, en lo cotidiano, entre cuatro paredes pintadas de un furioso rojo,  pero la chica que apoya su café en la silla, parece hallarse còmoda y relajada en ese escenario. 
La Señora sentada cómodamente en el sillón amarillo, con su gato, sòlo parece estar allí a la espera de una llamada, nada la importuna, nada la inquieta, ni parece importarle. Las manos apoyadas en su regazo, son laxas, lánguidas y sin tensiòn. Simplemente está.-
La joven del sillón a rayas tiene otra actitud, como diferente también es su atavio, provocador e insinuante. El color rojo para su vestido reviste otro significado, muy diferente a la melancòlica placidez de la dama del gato.-
Lo que quisiera adivinar es què cosa busca la dama de azul en el espejo...què pregunta y què respuesta espera??









Sentados, un banco de plaza o un sillón, el teléfono a un lado, o las maletas que tambièn comunican. Son dos las figuras que interactùan en la escena, y queda para nuestra imaginaciòn adivinar la historia tras esa pared abierta que nos permite observar la escena doméstica, o presenciar un reencuentro (o una despedida...) en el parque.- Los colores se repiten en la paleta de Karol Kostjan, pero no sus personajes.-



Reminiscencias de Modigliani tiene el pincel de Kostjan, como asi tambièn sus colores y las posturas de sus modelos. Son escenas de salón, de damas instaladas en esos escenarios por alguna razón,  de cuellos largos y manos lánguidas, expresando una cierta melancolìa 







Melancolìa que, seguramente, proviene del propio Karol Kostjan.-




La mùsica del Video aporta lo suyo..., que lo disfruten!!


































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...