sábado, 27 de abril de 2013

Eduardo Ungar, Buenos Aires naif...

Me acompañan??  No será un viaje extenuante, tampoco necesitan equipaje, apenas vuestra mirada y  la disposiciòn para recorrer calles que no me son desconocidas,  personajes familiares, escenas y costumbres que siento muy cercanas.
Nos internaremos en el tiempo y lograremos respirar los "Buenos Aires"  de la Reina del Plata...



Eduardo Ungar es el nombre de este pintor argentino,  que comparte su mirada naif y colorida, de una Buenos Aires tìpica  y  a la vez soñada.
 Los puestos de flores en las calles,  esos estallidos de color que iluminan cualquier esquina de un barrio porteño, son la puerta por la que ingresamos a esa ciudad que guarda recuerdos y secretos que el pintor nos revelará.



Los personajes se nos muestran sencillos y laboriosos, el equilibrio de la escena se da no sòlo en el manejo de los volùmenes, sino en el cromatismo y en la acción de las figuras.

Dejamos los puestos de flores, y nos vamos internando por calles y esquinas pobladas de pintorequismo y evocaciòn.





Desde una despedida a la entrada del Metro, hasta la aventura de los pasajeros en los viejos colectivos por calles empedradas y barrios obreros... y el desperfecto que sorprende, y el chofer que no vacila, linterna en mano...





Continùan los desperfectos,  los transportes se detienen,  y los pasajeros trasbordan a otro colectivo...,  y en toda esa peripecia, hay tiempo aùn para darse un beso furtivo en el ùltimo asiento,  u observar las piernas de una pasajera que desciende presurosa.

La mirada de Eduardo Ungar es minuciosa y detallista,  conoce la materia de sus cuadros y còmo trasmitirla, recrea escenas comunes, muy simples y a todas las  abriga  con  nostálgica ternura.





Infaltable el "bar de la esquina", lugar de encuentro y trasnochadas de los parroquianos en torno a la mesa de billar...



Y en las  salas de baile, el apartado para los encuentros,  y más acá  la mujer que  retoca su maquillaje para ser parte de "la milonga"...




La sala está concurrida...

                                     
                             mùsica, baile y canciòn...

Mientras,  en las calles del barrio los jóvenes "pizpean" a las chicas en una suerte de juego de seducciòn en que ellas se muestran y se brindan, pero de lejos...aún!



Y si el barrio esta de acuerdo, un tablado y una orquesta en que se luce el bandoneòn...


                     y las parejas se arman haciendo giros y dibujos sobre las baldosas gastadas y desiguales...

El barrio porteño - como el de cualquier otra ciudad - es el escenario de casi todas las circunstancias  que pueden acontecerle a cualquier ciudadano, allí se nace, se va a la escuela, nacen amistades y parejas..., el barrio es contenciòn y despedida,  y al que siempre se regresa aunque sea, para corroborar "què cambiado que está"...


Llegan nuevos vecinos, nuevas historias que no pueden dejar de ser comentadas por las Comadres del barrio las que, con el pretexto de barrer la vereda, no pierden detalle de los enseres de los nuevos vecinos, una evaluación primaria para calificar...



Un barrio que se precie de tal, debe tener a dos o tres Comadres bien identificadas que harán correr las historias de los vecinos, como a traves de un hilo invisible y tan comunicante como el de un teléfono real. Vamos a detenernos un momento en este cuadro, es riquìsimo, pleno de significados e historias que se nos cuentan.. En primer plano tenemos la calle y la actividad normal de barrio, pero nuestra mirada es atraida hacia algo que sucede en un segundo plano, tras esa puerta roja sobre la que un hombre y una mujer se abrazan con pasiòn. No está cerrada esa puerta, por eso observamos con descaro lo que no se esconde, algo ìntimo que está siendo expuesto a la opiniòn pública representada en  esas escobas que no sòlo sirven para barrer veredas, sino tambièn reputaciòn.  Los gestos de las tres Comadres rebelan distintas emociones y posturas frente a esa relaciòn pasional que ha sido descubierta. Una que parece no dar crédito a lo que ve, mientras las otras dos disfrutan ya con el material que tienen para compartir por las calles del barrio.-
En esta escena el pintor enfrenta dos planos bien diferenciados, el de lo privado y el de lo pùblico, y entre ambos la presencia de las chismosas que desconocen esos limites y entran y salen de ellos, con total impunidad y, aventuramos,  sin cuestionarse lo más mìnimo el derecho que pueden tener o nò.-

Creo que el pintor provoca el análisis de sus cuadros en un aspecto que no es el meramente pictòrico o narrativo, existe una intencionalidad social, una mirada más profunda en las costumbres e ideosincracia de esa ciudad en la que naciò  y en la que aún vive.-  Que su trazo sea naif, no significa que haya ingenuidad en su obra, sino la evidencia de un agudo observador de la realidad que ha encontrado un recurso expresivo que le permite navegar entre la inocencia y lo que no lo es.-


 Los patios de las casas con sus parrales sombrios, son otro escenario para estas historias de gente comùn.



Pero hay otro nivel en el barrio en donde la vida continùa con sus propios ribetes y color:  las azoteas.
Alli no solo se cuelga la ropa al sol, tambièn se confraterniza con los vecinos..., lo que es, realmente, el alma de los barrios, esa intrincada teleraña de vìnculos de afecto y desafectos, de historias pequeñas y cuentos para pintar.
Nos vamos alejando de este barrio en el que Eduardo Ungar ha sido un guìa de privilegio, llevando en la memoria de los sentidos el pregòn del escobero y....



la voz de Adriana Varela , con sugerente  y honda entonación...



Les gustò...?  espero que sì !








martes, 23 de abril de 2013

Rose-Aimée Bélanger, las manos que crean

Ella hoy tiene 90 años, y no sé si continùa creando, pero toda su vida ha sido un canto a la creaciòn en todas sus formas, de todas aquellas maneras que una mujer puede hacerlo a traves de sus manos y con amor.
Me refiero a Rose-Aimée Bélanger, una artista canadiense, escultora de renombre en su pais que, privilegiò  durante 25 años la atenciòn de su familia - tuvo 8 hijos - antes de dedicarse a lo que era su vocaciòn desde niña.- 
Me gustan estas historias de mujeres, de esas que apenas postergan por el lapso en que se sienten llamadas a otras responsabilidades, pero que no renuncian a la respuesta que necesitan dar a esas voces muy hondas que las llaman desde otro lugar, ajeno a veces a su quehacer cotidiano.-


Naciò el 4 de julio de 1923 en Guèrin, en Temiscaming, Quèbec, y  ya durante su infancia, sin estìmulos familiares ni de su entorno más inmediato, dio muestras de su marcado interés por el arte.  Cuenta que desde muy pequeña, uno de sus pasatiempos favoritos consistìa en dibujar a las señoras que observaba en reuniones familiares, en ceremonias religiosas, en cualquier lugar adonde concurrìa, para luego mostrarla a sus Padres, desafiandolos a que las reconocieran.-
De jovencita se trasladò a Montreal para estudiar ciencias sociales en la Universidad, sin embargo - y en secreto - se matriculò en los cursos nocturnos de la Escuela de Bellas Artes de esa ciudad.-
El llamado del arte era muy fuerte, pero más lo fue el amor, ya que conociò y se casò prontamente con Laurent Belánger, en el año 1945,  a quien y en cumplimiento del servicio militar, trasladaron a Nueva Escocia, y allá fue Rose-Aimée con su esposo.
De aquella uniòn nacieron 9 niños a los que dedicò 25 años de atenciòn y, cuando ya podiàn prescindir de sus cuidados, Rose- Aimée comenzò a dar los pasos necesarios para fortalecer su oficio en el conocimiento de nuevas técnicas escultóricas, ensayando con diversos materiales y moldeados.-


Entre 1969 y 1970 tomò clases y tambièn trabajò en cooperativas de artistas del norte de Ontario, enriquecièndose con el intercambio de ideas y proyectos. Estableciò su taller en el sòtano de su casa e inmediatamente hizo su primera venta a un coleccionista privado, entre otros.  
Hacia la dècada de los 80, ya con 60 años, decide explorar nuevas vìas de expresiòn, y es entonces cuando comienzan a nacer este tipo de piezas que, sencillamente, me han fascinado!





Rose- Aimée se inspira en las personas que la rodean, en quienes desarrollan diferentes actividades y tareas en su entorno,mujeres y hombres comunes que se convierten en sus modelos y se inmortalizan a traves de la ductilidad de la arcilla que emplleaba en sus primeros años de producciòn.-
Nunca ha dejado de concurrir a escuelas y talleres, ávida de aprender y compartir sus conocimientos y experiencias, tambièn! 
De esos intercambios fue que poco a poco, y sin abandonar la arcilla, pasa del vitrificado a altas temperaturas, a cubrir sus piezas con bronce, brindàndoles  nueva tersura y brillo que resaltan sus lineas redondeadas y sensuales.-















"Quiero aprovechar todas las facetas de volùmen. Con el tiempo mis figuras son cada vez más imponentes, cada vez más elegantes y sensuales. De hecho, estoy en bùsqueda del equilibrio entre la fragilidad y la redondez".-




















El volùmen presta a cada obra su lugar en el espacio, obviamente, pero las manos de Rose-Aimée delinean gestos y posturas por las que cada una de ellas cobra su propio protagonismo, una identidad peculiar.
Las expresiones, los razgos, en especial las bocas,  nos trasmiten emociones, sentimientos y tambièn, pensamientos que podemos atribuirles con libertad.









Figuras que en movimiento  o en laxa quietud,  se muestran reales y cercanas...






Una indisimulada ternura campea en cada una de sus esculturas, casi la sentimos cómplice y compañera de sus personajes, a los que no echa al mundo desprovistos, sino cargados de historias para descubrir.-






El volùmen no les resta ligereza, y es experta en captar el movimiento y jugar con equilibrios que no son inverosìmiles, sino gràciles y dinámicos.-
Pero si alguna vez caminan por la calle Saint Paul en el Viejo Montreal,  vayan atentos, porque al oeste de Saint-Lauret Boulevard, en un lugar pequeño y recogido, encontrarán una de las obras más hermosas de Rose-Aimée, que le han valido premios y reconocimientos. 
Se trata de "The chuchoteuses"...











La naturalidad y frescura de estas tres mujeres es tal, que  nos hacen olvidar su naturaleza de arcilla y bronce, y casi que, si nos acercamos, escuchamos su entretenida conversaciòn.  Los gestos, la expresiòn de los ojos y sus bocas, las manos  y posturas, nos recuerdan a tantas otras mujeres de carne y hueso que se reunen para conversar y compartir..., ellas tienen la realidad del Arte y el espìritu que Rose-Aimée Bélanger les ha insuflado con sus propias, diestras y sensibles manos.-


Rose- Aimée y su obra han sido un cálido hallazgo que me ha encantado compartir.-
Espero les haya gustado y, tambièn, espero saberlo..!!




















lunes, 22 de abril de 2013

Kris Kuksis, un mundo fantástico


                                                                          La Recreaciòn


Necesariamente debo dejar que sea el propio creador de esta obra y de las otras  que veremos más adelante, quien nos de su visiòn sobre el mundo que recrea en cada una de sus maravillosas composiciones.-
Un periodista le pregunta a Kris Kuksis - porque de él se trata - que impresiòn tiene sobre la fascinaciòn que parece arrastrar a las masas sobre las diversas visiones apocalipticas que han sido tan populares en estos ùltimos años en el mundo entero.- Kris, responde:
..." estamos en un punto de inflecciòn en la humanidad y me pregunto si vamos a encontrar la manera de salvarnos a nosotros mismos de cosas tales como el cambio climático, el fanatismo religioso, el pico del petròleo y la superpoblaciòn. Hay mucho que aprender de la historia - siempre hay ciclos de crecimiento, prosperidad, decadencia y caida.- Ahora hemos avanzado más que nunca y sin embargo, podemos estar empezando a ver indicios de pérdida. Sin duda es la resistencia a enfrentarse con còmo la humanidad ha puesto en marcha los gobiernos y la educaciòn. Hay un laberinto de de leyes y legislaciones para navegar con el fin de cambiar las cosas en el mundo. Roma cayò por muchas razones y una de esas fue su participaciòn en el Medio Oriente, su intento de conquistar y colonizar, con el deterioro econòmico posterior como resultado. A partir de entonces, los invasores bárbaros y el surgimiento de cambios religiosos contribuyeron más hacia el declive, hacia el otoño del imperio. Vemos paralelos en la historia de hoy? Creo que es obvio".-

Lo que nos dice Kuksis es profundo y amplio, es su visiòn del mundo en que le ha tocado vivir, y de donde extrae con solvencia inspirada y tècnica depurada, la temática para crear estas maravillas que nos pegan literalmente a la superficice de su obra - abigarrada y mùltiple - para intentar desentrañar toda la fuerza de su mensaje desesperanzado, provocador y ante el que nadie permanece indiferente.


                                     La Bestia de Babilonia

Su obra ha sido ubicado dentro de la corriente del Arte Fantàstico, en lo que èste tiene de componentes fantàsticos y motivos insòlitos que se unen a las mitologìas individuales de cada creador.  De cualquier modo esa expresiòn de "arte fantàstico" permanece aùn sin una definiciòn precisa, por lo que sus lìmites se mueven entre las ilustraciones de ciencia ficciòn y con el surrealismo, en lo que estas dos expresiones tienen de destaque en el terreno de la fantasia, los sueños y la imaginaciòn.  Y sin duda que Kuksis sabe de todo ésto.


                                           Andrómeda

No puedo dejar de evocar la fuerte impresiòn que me han causado las pelìculas de ciencia ficciòn, las que con la tecnologia digital y la realidad virtual han revolucionado al cine en las últimas dècadas.  Recuerden, por ejemplo, la saga de Aliens y toda su escenografìa de planetas desconocidos, con construcciones fantásticas y seres imposibles, pobladores de una nueva mitologìa, en este caso, del terror.-

Pero, quién es Kris Kuksi?  Nacido en 1973 en Springfiel en el Estado de MIssouri y criado en un pueblo de Kansas, pasó gran parte de su infancia y primera juventud, en relativo aislamiento. Junto a su Madre y a sus dos hermanos, vivió la experiencia de un padre ausente en la solitaria libertad  de las praderas.
Un razgo constante de su obra, es la fascinación por lo macabro que, pasado a traves de su óptica, se convierte en algo bello y admirable. Desde allí podemos entender que su arte no es sólo reflejo de su mente, sino del tiempo que le ha tocado vivir. Aqui podemos preguntarnos cómo es que una sociedad llega  ser monstruosa? cómo es que lo grotesco, lo macabro, lo informe pueden adquirir la categoría de bellos?
Sólo se puede explicar aceptando el hecho de la inversión de los valores, de cómo las categorías de lo valioso se han trastocado hasta arribar a la concepción de que lo informe se torna conforme, lo feo usurpa el lugar de lo bello, y si nos aventuramos un poco más en los planos moral y ético, y desde un punto de vista estético, lo malo ha trocado en bueno.

                  
                                               El Guardìan



                                     La nueva divinidad      

Las creaciones de Kuksis son obra de una técnica meticulosa, mediante la cual recolecta, ensambla, recrea y manipula innumerables piezas y fragmentos a los que les da cohesión en un marco en el que intenta proyectar, en una inmensa alegoría, el principio y el fin de las civilizaciones.
"Todo lo que sea utilizable y que derive de la producción masiva de nuestro mundo prefabricado:  miniaturas de plástico, baratijas decorativas, marcos y estatuillas", con todo eso arma la estructura de su obra, intrínsecamente simbólica y atemporal en donde, dioses y diosas parecen desafiar la moral que tradicionalmente han representado en sus respectivos dogmas reliciosos.


Adoraciòn de la Magia


El mundo íntimo y personal del autor tambien se ve reflejado en una obra puntual que, según él mismo lo señala, se produjo despues de la muerte de su Madre en abril del 2008. La obra se llama "Transporte al Más Allá"...


Apreciamos un coche fúnebre al viejo estilo, con un montón de formas animales y humanas que lo cubren,  asi como un ataúd sobre ruedas orugas que se acerca a una especie de rampa en la parte posterior del coche. La tristeza del acontecimiento es trasmutado en algo casi gracioso y divertido, logrando de ese modo recomponer la emoción de la pérdida en algo creativo y novedoso.
De todos modos, la cosmovisión de Kuksis no siempre tiene espacio espacio para lo gracioso, y eso de desprende de su visión desencantada del mundo y sus organizaciones, del  hombre y sus errores.
Nos dice: "puede ser que aún tengamos dos alternativas: Uno) que no veamos las señales de lo que está por venir y nos hundimos en la desaparicion de la raza humana y el desastre ecológico. Dos) en realidad deberiamos apremiar a nuestros gobiernos para que no pierdan más tiempo y que propicien el poner nuestras mentes para aprender de los errores y corregir lo que est á mal.
De todos modos, creo que la evaluación final será la superpoblación, que puede ser el mayor de los problemas, junto a que, en algún momento, las reservas de petróleo se agotarán y el destino de muchas personas, que dependen de él, colapsarán; de todos modos los seres humanos aún pueden conseguir alguna solución en el presente.  Sin embargo, sea cual sea el resultado final, creo que todavia hay esperanzas en estos momentos".




             Una noche relajada con Napoleón y Paulina





Algunas de sus composiciones escultóricas nos acercan a una verdadera maquinaria de guerra, creadas con elementos heterogéneos, ensamblados y puestos a funcionar en intrincados sistemas.





El perfil de una de sus piezas expuestas, nos da otra idea de tamaño y densidad de la composiciòn:



Observar estos conjuntos abigarrados portadores de una simbologìa que forman parte de la cosmovisiòn de Kris Kuksis, provoca por momentos una sensaciòn de asfixia, pero creo que no es más que lo que puede significar conectarnos con la propia emociòn del autor.- El suyo es un mundo en constante y permanente destrucciòn y construcciòn, a pesar de reflejarlo en una composiciòn escultòrica, se percibe ese movimiento que reune en sì misma, pasado y presente, y nos muestra - con desencanto - lo que puede ser el futuro que augura.  Cada detalle, cada elemento del grupo escultórico tiene un significado, no esta alli por azahar; plantarnos frente a ellos y consultarlos sobre lo que nos quieren decir, es un ejercico extenuante, pero sumamente atractivo a la vez.- Al menos eso es lo que me causa.-

Espero les haya gustado Kris Kuksis y, si lo desean, me lo hacen saber!