domingo, 1 de septiembre de 2013

Hamish Blakely, el arte de la pasiòn

Cuando el espectador de una obra de arte siente que lo observado le estimula algo más que su sentido de la vista y su capacidad de percibir la belleza del objeto, estamos frente a una creaciòn que ha disparado señales múltiples  hacia toda su complejidad sensitiva.
Es lo que sucede con las obras de Hamish Blakely, un pintor ingles de origen irlandes,  quien parece encender sus lienzos con pasiòn latina.




La maestria y destreza en plasmar el movimiento de los cuerpos al influjo de la mùsica, viene de su inquietud e interés en los pintores realistas clásicos, quienes desde el dominio de la luz sobre sus figuras, logran movilizar lo estático del conjunto pictòrico. Luz y conocimiento del cuerpo humano, sus relieves, concavidades, tensiones y flexiones son la materia con que Blakely juega y recrea mùsica y danza sobre la superficie inerte de sus lienzos.

Hamish Blakely atribuye a su temprana vocaciòn y a los años de ensayo del dibujo, antes de obtener tìtulos académicos en la Escuela de Arte de Wimbledon  y en la Universidad de Kingston, el dominio sobre sus trazos, manejo del color y el inteligente y  hàbil  manejo de la luz sobre sus personajes.







El tango es una de las danzas más sensuales que existen, en donde la tensiòn entre los cuerpos es la esencia misma de ese estilo.




El mensaje puede ser variado, desde lo conceptual y polìtico, lo meramente  intelectual, pero Blakely apuesta a trasmitir la emociòn en estado puro, tensándola junto con los mùsculos que hacen posible el baile. Podrá haber un análisis posterior de lo observado, pero cuando se mira el objeto artìstico y se produce la reacciòn emocional en el espectador, el hecho artìstico está consumado. 
Por eso creo conveniente que experimentemos , de alguna manera, estas escenas musicalizadas y, estoy segura, "verán" a las figuras en "movimiento"...



Me atrevo afirmar que el acto de pintar para Blakely es un hecho de total entrega, eso se trasmite y no se puede negar.







No se puede añadir nada más, sòlo el disfrute que cada uno experimente y aquello ìntimo y evocador que Blakely logre disparar en nosotros a fuerza de talento y sensibilidad...






1 comentario:

  1. Se enciende con el fuego de la sensualidad latina.Un observador de lo que trasmite el cuerpo y cómo lo hace.

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...