martes, 24 de septiembre de 2013

Ida Budetta, esos mundos íntimos...

Lo primero que me atrajo de estos cuadros, fue su tonalidad. La gama de colores con que pinta Ida Budetta son mis preferidos, los càlidos tonos tierra, los verdes apagados, los amarillos arena, los terracota...
Lo segundo fue el enterarme que su autora es una mujer tìmida y reservada, que prácticamente no da entrevistas en ocasiòn de sus exposiciones; que gusta de la soledad de su taller en Milán, y que su modo real de comunicación, es su arte, sus figuras espléndidas y misteriosas, sus colores acogedores como la tierra misma.

Veamos:




A pesar de las formas redondeadas de la pintura naif, la suya no lo es. La clave expresiva se encuentra en las hebras, los hilos, las madejas con que le da forma a sus figuras.- 
En el 90% de los cuadros que comparto, encontramos esos elementos; hilos que rodean, que conducen, que unen o atan...


Estos seres de apariencia andrògina, de grandes pies  y manos expresivas, están rodeados de símbolos, como esas madejas que atan al personaje del cuadro anterior, y dejan a su vista una llave que parece inaccesible, a pesar de tan cercana y a la supuesta debilidad de las fibras que, sin embargo, mantienen a la figura en un rincòn, apartada.- La simbologìa es clarìsima, decodificarla es obra de cada observador.-



Desde la compasiòn del gesto de la mujer que acaricia y consuela al niño,  hasta la fijaciòn total de la siguiente en esa forma ovoidal, abstraida del mundo,  los personajes de Ida Budetta muestran cierta carnalidad cercana a pesar de sus razgos extraños, exòticos. Quizás sea  la intensidad del color, los espacios cerrados en que los ubica, la fuente de luz desconocida que los ilumina y embellece.-




Ida nos abre caminos hacia la libre imaginaciòn, aunque su visiòn es netamente femenina, plena de sentimientos y con una textura que adivinamos suave y aterciopelada en la trama de esas fibras que rodean, envuelven y protegen a sus personajes.




Es un mundo femenino, sin duda, el que plasma;  mujeres pálidas con apariencia de ángeles, un mundo cerrado que pocas veces da paso a las figuras masculinas .




Su inspiraciòn viene de un mundo enigmático y poético, muy suyo, transferible sòlo a traves de lo estético, al que el observador puede o nò acceder, pero nunca permanecer indiferente.-

De todos modos...  siempre nos resta el disfrute.










2 comentarios:

  1. Una propuesta cautivante. Algunos personajes me parecieron atrapados por esos hilos prolijamente acomodados, pero que no dejan de impedir la libertad. Mi fantasía me llevó a imaginar que eran los condicionamientos que la mantenían en soledad y dedicada exclusivamente a su arte.
    Dicen muchas cosas, no caben dudas... Cuáles, ella lo sabrá...

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...