jueves, 21 de noviembre de 2013

Lima Junior, el valor de lo gestual

Ha sido difìcil encontrar información sobre el autor de estos cuadros, por lo que será su propia obra y lo que provoque en nosotros, la que nos cuente sobre èl.
Firma sus cuadros como Lima Junior, y a juzgar por sus retratos, es un gran observador de la realidad, sobre todo de lo gestual, convirtiendo a sus personajes, en verdaderos prototipos de seres que se desenvuelven en diferentes profesiones, actividades, ámbitos disìmiles que, una vez pasados por su imaginación adquieren nuevos ribetes, independizándose de la realidad que los propuso.-

Veamos:








Lo que llamaremos "la serie de los Mùsicos",  ya nos muestra el caracter fantástico de sus creaciones, en donde los gestos del ejecutante de cada instrumento, adquiere la fuerza expresiva de un prototipo que fácilmente podemos reconocer. Pero, el hecho de ser prototipos, no les resta originalidad ni deja de convertirlos en seres únicos, sino que en realidad,  los redimensiona en el gesto y a traves de su fantaslia,  los  eleva a una nueva categorìa de gran valor.-


El gesto de las cantantes es inconfundible de una época, en donde el estereotipo era la seducciòn no sòlo de la voz, sino de la actitud insinuante y provocativa, pero alejada de la  vulgaridad. 


A continuaciòn veremos lo que llamamos la "serie de los payasos y arlequines".







Nuevamente lo gestual plasma la esencia de los personajes, lo que sumado al colorido vestuario anticipa el mundo circense, tan rico y policromo.  Y no puede faltar el Mago...que en este caso es tambièn, asi parece, un eximio equilibrista.


        Me ha gustado especialmente el tratamiento que hace del retrato femenino. Veamos:



Aparentemente distantes, marcando distancias que se acortan cuando observamos la mirada que se escapa entre los entrecerrados párpados. Es en los ojos, en la mirada en donde el pintor centra el alma de la mujer retratada, y en donde guarda todo el misterio del ser femenino.


El vestuario es convencional y a traves de sus detalles, podemos aventurar en que tiempo - pasado, presente  o futuro - podemos ubicar al personaje.




Este grupo de señoritas es realmente encantador, atribuyèndoles el pintor aires de ingenuidad y un candor muy cautivador.


Del mismo modo,  le hace un guiño al prototipo en que dejò su sello la famosa Carmen Miranda, con sus sugestivas curvas y rescata con precisiòn  lo que fue la caracterìstica más identificatoria de la cantante y bailarina:  el movimiento de brazos y el juego de sus manos al ritmo de la mùsica.

Para finalizar, observemos estos magnificos gatos que el pintor resalta en formas redondeadas y amables, tentando la caricia del observador.




Al final, puedo afirmar que la obra de Lima Junior nos ha dado su mejor semblanza, y conocerla nos ha acercado a un gran artista, del que poco conocemos y del que tanto hemos aprendido a partir del disfrute que nos ha provocado el simple hecho de mirarla.-

















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...