domingo, 1 de diciembre de 2013

Lindsay Goodwin, antes del bullicio...

Linday Goodwin fue elegida en el año 2005, como una de las más brillantes jòvenes artistas de los Estados Unidos por la prestigiosa revista  Southwest Art. Esa distinciòn reconoce el excelente trabajo de la jòven pintora desde su graduación en la Academia de Arte de la Universidad de San Francisco, su minucioso estudio de los grandes maestros de la pintura de Europa, sus impecables impresiones de viaje tanto en su pais de origen como en el viejo continente.-
Observar los cuadros de Lindsay es una experiencia múltiple, no sòlo desde lo estètico y pictòrico, sino desde una mirada, la suya, que logra captar los mìnimos detalles de escenarios en donde la gente suele reunirse pero..., antes de que esa gente los ocupe. Observaremos, y asì me ha impresionado,  las escenografìas de futuras "representaciones", una puesta en escena sin los actores, un anticiparse y preparar los detalles, hasta lo más nimios, en funciòn de algo que no presenciaremos. De este modo, los cuadros captan y trasmiten la atmòsfera de lugares que tienen una funciòn pero justo en el momento antes de que comience la acciòn.

Veamos:



Desde el más suntuoso y sofisticado de los restaurantes, hasta la cocina familiar,  Lindsay  capta y nos comparte su atmòsfera peculiar , y lo hace con un admirable dominio del dibujo, el color y, sobre todo, la luz...

Otra perspectiva de la mesa familiar...

La peculiaridad de cada escenario nos invita a imaginar a los futuros comensales...




Imagino a Lindsay como un ser de "espíritu viejo", de esos que sintonizan inmediatamente con la energìa de cada lugar ,que logran desentrañar los misterios de cada uno de ellos, que perciben la esencia de las cosas y las recrean con notable realidad, hasta el más mìnimo detalle...





Lugares simples en algunos casos, en otros señoriales, en algunos públicos y en otros privados, en todos la mirada de Lindsay capta lo esencial...







La serenidad de las escenas, es la que precede a la llegada del bullicio de los comensales, y el brillo de las copas y cubiertos, la blancura de los manteles, todo es descripto con minuciosidad y justeza, lo que logra  que la proyecciòn que puede hacer cada observador,  finalice los cuadros, dotándolos de vida y realidad...














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por aquì los espero...