lunes, 2 de diciembre de 2013

Ludmila Popenko, el presente continùa...

El tono premeditamente evocador y nostálgico de estas pinturas, nos acerca a aquellas viejas fotos que guardan las abuelas memoriosas o - tambièn - a las escenas de ciertas pelìculas en que una tonalidad sepia cubria de niebla la pantalla.
Ludmila Popenko se llama la pintora que logra hacer de cada uno de sus cuadros una instancia evocadora, una invitaciòn a la instrospecciòn, a identificar el estado anímico que el observador desee atribuirle a sus personajes.
Esta joven pintora de reconocida y premiada trayectoria en Rusia, su pais de origen, plasma sus propias impresiones de viajes, de pelìculas, paisajes y viejas capturas fotogràficas con la fuerza expresiva de un presente contìnuo en donde, más allá de lo que muestre en sus cuadros, siempre será una muestra contemporánea y vigente.

Veamos:



No me resisto a compartir mi propia evocaciòn, la asociaciòn que nace en mi mente y en mis recuerdos, que liga libre y espontáneamente estas imágenes, con aquella preciosìsima pelìcula, "El Piano", vean:


De esto se trata en parte el secreto del encanto de las pinturas de Ludmila Popenko, la de ser un disparador de nuestras propias evocaciones para traerlas a este presente, perdurable...







Esta joven y talentosa pintora tiene la capacidad natural de contar historias, de haber decidido seguir por la senda de las letras, seguramente hubiera sido una excelente narradora; lo hace sin embargo desde la pintura y de manera misteriosa se mete en la piel de sus personajes y les inventa una historia,  que no es la única ni definitiva, ya que el observador puede continuarlo desde donde es provocada su imaginaciòn.  Su técnica repite la de las viejas fotografìas, además, en donde lo capturado por la lente de la cámara, era un verdadero documento, un certificado de existencia, más que un objeto de arte.- Creo que Ludmila emplea esta técnica en el sentido que le da Elliot Erwitt, el famoso fotògrafo estadounidense, cuando nos dice:  "Para mi la fotografìa es el arte de la observaciòn. Se trata de encontrar algo interesante en un lugar ordinario... Me he dado cuenta de que tiene poco que ver con las cosas que ves y mucho con la forma en que las ves".-















Què  historias ha imaginado Ludmila para estas mujeres en 
poses  semejantes..?? què cosa pensò, sintiò al describirnos - en la cuarta pintura de esta serie - a la joven que, laxa,  se abandona a los efectos del opio??
Ella ha captado en su mente el instante preciso.. y allí está, brindándose para nuestra admiraciòn y deleite, para que continuemos desarrollando una historia, la que queramos ...







 

Terminamos asì con estas pinturas con vocaciòn fotográfica y tambièn cinematográfica, por què no??  Ludmila Popenko nos ha de dejado sus colores y sus trazos evocadores, ahora el resto de la tarea, es nuestra... adelante!!








Ludmila Popenko

























1 comentario:

  1. Muy buenos aportes, vertidos con su gran sentido estético, hacen imprescindible su obra!

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...