lunes, 3 de febrero de 2014

Evgeni Gordiets, el pintor del silencio...

Cuando, por estos dìas, se leen las noticias y se miran los noticieros, los acontecimientos en Ucrania destacan una vez más, poniendo a este pais en el centro de la atenciòn de Europa.
Ucrania ha tenido siempre una especial significaciòn por su situaciòn fronteriza entre Europa y Rusia, y su historia ha reflejado esa condición, desde que estaba unida a la Rusa Imperial, dominada primero por los tártaros, más tarde por los Zares y, finalmente por la Uniòn Soviètica, el último Gran Imperio. Siempre ha tenido roles protagònicos en la historia de esa zona del mundo,  pero fue durante el año 2004 cuando la llamada Revoluciòn Naranja - producto de la corrupciòn de un acto eleccionario - la mostrò como ese paìs que luego de 14 años de independencia de la antigua URSS, se encontraba en una profunda crisis econòmica, moral,  social y política que ha  conducido a muchos de sus ciudadanos a emigrar a otros paises de la Uniòn Europea, Canadá y Estados Unidos.

Esta ha sido  la cuna de Evgeni Gordiets un pintor de corte surrealista segùn los críticos, quien a los 5 años de edad fue considerado un niño prodigio en su pais, asistiendo a la Escuela Nacional de Bellas Artes, recibiendo posteriormente una Maestrìa en Arte y luego el Doctorado en Bellas Artes en Kiev.
Actualmente vive en Estados Unidos, siendo un ciudadano más de Ucrania que eligiò el camino del exilio, en su caso no solamente por los avatares polìticos de su pais, sino en búsqueda de escenarios más pacìficos y propicios para el desarrollo de sus dotes artìsticas.
En 1986 recibio de parte de las Naciones Unidas el primer premio al mejor pintor de Ucrania.

Veamos:





En estas tres primeras pinturas ya tenemos los elementos que serán una constante en su obra: cielos azules, piedras y aguas calmas, simbolos inequìvocos de paz e inmortalidad.
El mismo nos dice:  "Hoy, para mi, la pintura y la vida son una. No tengo apetencia por seguir la moda, eso carece de importancia para mi. En mi arte, el mar y el cielo son los temas de importancia".-





La quietud y sosiego del agua y la presencia serena e imponente de las rocas, trasmiten esa sensaciòn de lo imperturbable, de lo  inalterable, de lo que permanece fiel a si misma resistiendo los cambios y el devenir del tiempo y sus avatares.




El artista logra trasmitirnos la simbiosis entre la Naturaleza y el hombre a traves de formaciones rocosas antropomórficas, en las que las figuras yacentes participan y expresan a la vez, lo inmutable de su condiciòn y permanencia ajenos al tiempo.



Los árboles, la vegetación, las plantas y flores que añaden color a sus cuadros, son de aspecto tan inerte como las rocas, no se percibe movimiento, hieráticos y casi pétreos, el follaje adorna, pero no vibra.
Sin embargo, y les invito a observar los cuadros que siguen,  el pintor utiliza la vieja técnica del "puntillismo" para provocar en el observador la sensaciòn de movimiento que subyace detrás de sus imperturbables escenas:




Copio una definicion de "Puntillismo":  "El puntillismo o divisionismo es una técnica pictórica que consiste en representar la vibración luminosa mediante la aplicación de puntos que, al ser vistos desde una cierta distancia, componen figuras y paisajes bien definidos. En los cuadros todos los colores son puros y nunca se mezclan unos con otros sino que es el ojo del espectador quien lo hace."
Deja Gordiets en la mirada del observador, lograr captar el movimiento detrás de lo estático, el cambio detrás de lo aparentemente inmutable, en definitiva, la acciòn del tiempo sobre todas las cosas.






A traves de esta técnica, Gordiets, además propicia que los puntos, al ser vistos desde la distancia del observador, compongan figuras y paisajes bien definidos, manejando colores puros que se amalgaman en el ojo de quien observa.
Podriamos aventurar que sus cuadros tienen un tono naif por la pureza de sus lìneas redondeadas, la simplicidad y perfecciòn del equilibrio de los elementos que componen las escenas, por la sensaciòn de placidez e inocencia que trasmiten.
 Las figuras humanas parecen deslizarse en esos quietos paisajes en donde, maravillosamente,  podemos "ver" el silencio que domina las escenas. 


Las aves no vuelan, las mariposas reposan sin aleteos a los pies de la silenciosa dama.




Me atrevo al intento de experimentar el impulso que mueve la inspiraciòn de Gordiets: el afán de quietud, de calma y serenidad; la apetencia de orden - traducida en el equilibrio de los volùmenes - y en la búsqueda de armonia y placidez,  creo sentir su necesidad de crear belleza y de compartirla, de brindar colores que sean atrapados en la sensibilidad del que observa, que le permita la evocaciòn y el disfrute, el goce sereno.







Gordiets busca que el observador experimente a traves de sus sentidos un acercamiento a la eternidad, a lo inmutable del Universo, y lo hace con sencillez, con simplicidad de trazos y puntos que reverberan en la retina del que observa.
El hombre que sostiene el pincel busca la paz, no tengo duda de eso, y logra casi mágicamente,  pintar el silencio...


  




                       "El sentimiento más profundo se revela siempre en el silencio"
                                                                                          Marianne Moore

3 comentarios:

  1. Gordiets, entonces, ha logrado plenamente su objetivo... Gracias por tu aporte!!

    ResponderEliminar

Por aquì los espero...