sábado, 13 de febrero de 2016

Maki Horanai y sus cielos dorados

Desde el norte de esa isla que para Occidente siempre ha sido y es misteriosa, Japòn, nos llega la obra de Maki Horanai, y lo hace para nuestro deleite y, sobre todo, para desplegar ante nosotros su visiòn de un mundo pleno de magia que cautiva a traves de los sentidos, pero tambièn tocando el alma.
Maki proviene de Hokkaido, la isla que se encuentra al norte de Japòn y que representa el 22 % del territorio nacional, pero que hasta hace poco tiempo, sòlo vivia el 5% de la población japonesa. Hokkaido es la última frontera de Japòn y su tierra conoce de largos inviernos helados y cortos y frescos veranos. Un lugar adonde la Naturaleza se impone sobre las comunidades y los poblados, un lugar en que soñar no cuesta nada porque el silencio es compañia .
Actualmente Maki vive en Australia, pero se ha llevado en sus telas y pinceles el mundo de su niñez, sus visiones y fantasias.-

Veamos:






Es ella misma quien define el territorio de sus cuadros:

"Mi trabajo ha sido fuertemente influenciada por la naturaleza de mi infancia. Crecí en aldeas cubiertas de nieve a lo largo de la costa del mar en el norte de Japón. El poder severo del océano, junto con la atmósfera pura, limpia, tranquila están profundamente arraigado en mi memoria. Cuando yo estaba durmiendo, el sonido de las olas era siempre en mis oídos. Lejos de las luces de la ciudad y los edificios altos, las estrellas y la luna eran siempre presente por  encima en la noche"

  



Las noches de Maki no son oscuras, mucho menos tenebrosas, sino un ámbito iluminado por Luna y estrellas en donde suceden cosas maravillosas y a las que puebla con seres humanos que, en proporciòn, lucen más altos y más grandes que sus propias construcciones.
Gran admiradora de la pintura medieval, sobre todo Giotto y sus iconografìas religiosas de fondo dorado,  recurre ella tambièn a esa vieja técnica para iluminar su mundo fantástico.
Esta técnica es muy antigua, ya la conocìan los egipcios, y  vaya una a saber de quienes las habrán aprendido...
Desde el principio no fue un mero recurso artìstico, sino que tenìa un significado simbòlico de lo sobrenatural, yrepresentaba a la luz solar compactada sobre las diversas creaciones que la utilizaban. 

Llegó asì al siglo XIII representando al cielo, y poco a poco su uso se divulgò hasta nuestros dìas. Aparte de Giotto, el insigne pintor medieval admirado por Maki, recordemos al mucho más cercano Klimt y su emblemático cuadro, El beso, por citar el más conocido.







Los fondos dorados le brindan a las escenas una gran energìa, irradian luz y calor...,  y aunque aparezcan la Luna y las estrellas para sugerirnos nocturnidad, las sombras se alejan para permitirnos ver figuras y circunstancias.-

"Adoro el fondo de oro de los cuadros antiguos, tanto del este y el oeste, y, cuando empecé a pintar, los elementos de este estilo aparecieron en mi trabajo. Las obras de Giotto (siglo 14), Fra Angelico (siglo 15) y Kano Eitoku (siglo 16), en particular me han impresionado. No soy consciente del significado de mis pinturas mientras trabajo. Si lo sé, entonces probablemente no puedo pintar. Hacia el final de cada pintura, las historias se me dan a conocer a mí. "

Hay historias, por lo tanto, en cada uno de sus cuadros, y el desafio es permitirnos "escucharlas" para nuestro deleite.






"La gente a menudo me dicen que mi trabajo es como un portal a otro mundo para ellos. No sé exactamente sobre esto mismo. No estoy pintando otro mundo; Estoy pintando mi mundo. Dentro de este mundo, nada grande sucede, sólo pequeños momentos y movimientos tranquilos. Al igual que ondas de agua que se extienden suavemente a través de un lago. Una pequeña gota, como un rayo de esperanza, puede tener un gran efecto." 

Debe ser maravilloso "vivir" en ese mundo de Maki Horanai.-




viernes, 12 de febrero de 2016

Lorenzo Mattoti, la innovaciòn permanente

Voy a intentar mostrar lo más representativo de la obra de un dibujante e ilustrador genial, Lorenzo Mattoti, y sé que será apenas un vistazo a su mundo del diseño, el color, el comic, la ilustracion; en definitiva a la obra de un creador en permanente innovacion, que incursionò por diversos escenarios del arte gráfico y siempre a nivel de la excelencia!
Mattoti naciò en Brescia, Italia, en 1954 y si bien se encaminò al principio a la Arquitectura, pronto abandonò la carrera para dedicarse a las Historietas y, desde aquel momento de decisiòn  hasta hoy, ha recorrido un camino que lo ha llevado a ser considerado uno de los ilustradores más importantes del arte a nivel internacional.
Sus libros de ilustraciones e historietas han sido publicadas por las editoriales más prestigiosas como Rizzoli en Italia o Gallimard, en Francia.  Sus dibujos  han sido portada o formado parte de publicaciones tan prestigiosas y conocidas como New Yorker, Le Monde, Corriere de la Sera.  Ha creado campañas publicitarias y colaborado con directores de cine de la talla de Soderbergh y Antonioni. Ha sido premiado por su obra en los certámenes más importantes de los rubros en que ha incursionado.
De manera arbitraria, y porque por algun lado debemos empezar,  lo haremos conociendo su participaciòn en el mundo de la moda.




El aporte de Mattoti al mundo de la moda fue introducir un nuevo elemento que lo enriquecía a nivel gráfico, logrando exaltar las caracterìsticas de la moda contemporánea, creando una asociaciòn narrativa con la realidad del vestido diseñado y todas las referencias culturales del entorno y de la cual, obviamente, es una expresiòn más.
Matotti revolucionò ese nuevo entorno en que incursionò, porque mezcló moda e historieta y jugò con estilos como el cubismo y el pop-art, logrando crear algo totalmente diferente a las clásicas representaciones fotográficas de vestidos y desfiles de las principales colecciones.
Realza la figura femenina redimensionándola desde el misterio, rodeandola de un aire distante y fantástico, apartándolas de las representaciones comunes hasta su irrupciòn en esos escenarios creativos.




Como vemos, esta alianza entre la moda y el comic, o el estilo de las historietas, logrò recuperar la identidad perdida de ese mundo, al innovar el concepto del marketing y posicionar al vestido como una creaciòn enmarcada en un ámbito cultural, diferente.-




 De este escenario de encuentro entre la moda y el comic y el èxito obtenido, el arte de Mattoti comienza a ser requerido  desde otros ámbitos, como por ejemplo desde Cosmopolitan o la publicidad, ejemplo sus aportes a la campaña de Renault.-
Pero  hay otro escenario, otros terrenos en donde incursionar y que se le brinda tan pròdigo en excelencia como en éxito, el de la pintura. En este ámbito recobra la libertad, no está sujeto a fechas de entrega, presionado por exigencias ajenas. Crea un mundo en que proyecta la soledad, la bùsqueda de sì mismo, y su relaciòn con las mujeres, de las que se declara rendido y absoluto admirador, afirmando que el suyo es un viaje artìstico que siempre lo conduce a ellas.-













Como un ávido explorador, recorre estos caminos pictóricos en total libertad, toma sus temas desde su propio centro de interés, se abandona a los colores, a las texturas de materiales diferentes, pero siempre fiel a su impulso vital de permanente innovaciòn.
"Creo que todo esto proviene de mi amor por la luz y mi admiraciòn a los pintores italianos. Los llevo siempre conmigo, con colores muy cerebrales, muy interiores".-

Con la revista New Yorker mantuvo un vìnculo de más de 20 prolíferos años,  he aquì alguna de sus colaboraciones para las portadas de esta famosa revista:









Y tambièn otras publicaciones no menos importantes, como asì tambièn realizando afiches para eventos de prestigio cultural:




Y siendo imposible abarcar toda su obra, vamos a cerrar con una de sus más reconocidas, la ilustraciòn del clásico cuento "Hansel y Gretel".-
En el año 2007 la revista New Yorker y Metropolitan Opera House de New York le propusieron a Mattoti y a otros prestigiosos ilustradores, participar de un proyecto muy ambicioso: recrear de forma plástica el famoso cuento.-
Mattoti encuentra un campo fèrtil para desplegar toda su creatividad y experiencia e interpreta con un juego de luces y sombras, de manera por demás novedosa y original, prestando a su trazo toda la fuerza del misterio, la sugerencia y la intuiciòn que el cuento le brinda. Abandona el color, y en blanco y  negro acentùa el sentido trágico de la historia de los niños que son abandonados por su familia en  un bosque tenebroso.

"Anduvieron toda la noche y todo el dìa siguiente, desde la mañana hasta el atardecer, sin lograr salir del bosque"....










Mattoti  toma en sentido literal esta historia de abandono, de hambre y soledad, y lo recrea con los dos colores más expresivos para reunir fondo y forma de la historia: el blanco y el negro. Los trazos son fuertes, ominosos, no hay concesiòn a la idea infantil de un cuento que, en realidad, es de profundo dolor.-

De este modo, y dejando por el camino parte de la enorme producciòn de Mattoti, creemos haber acercado aquello que permite conocer - aunque sea a vuelo de pàjaro - la obra de unos de los ilustradores más importantes de nuestro tiempo!


                                                                      Lorenzo Mattoti